La reforma fiscal que reclama el FMI

19_02_2018 HOY_LUNES_190218_ Opinión11 A

Para cuadrar las cuentas fiscales se necesitan RD$160 mil millones adicionales, una de las conclusiones en el informe del FMI. El cálculo equivale al déficit consolidado del sector público de 4.5% del PIB en 2017. Son los cuartos que deben buscarse para parar el endeudamiento y reducir el balance consolidada, en 2017 cerró en 51.4% del PIB, con una carga de intereses demasiado alta, de RD$120 mil millones, 3.1% del PIB.
Ese dinero debe proceder de la reforma del sector eléctrico, RD$20 mil millones que se usan para subsidiar el consumo eléctrico, y de la ejecución de una reforma fiscal integral que amplíe la base de todos los impuestos, focalice exenciones e incentivos y simplifique el sistema tributario.
Lo último debe minimizar lo que se pierde por fraude y evasión del impuesto a empresas y personas físicas, también por ITBIS. Por ambas figuras impositivas mis cálculos son que anualmente al Fisco deja de ingresar un peso por cada dos pesos con veintitrés centavos posibles, y que en 2017 el volumen total de pérdida alcanzo RD$317,258 millones, un 65% de los ingresos fiscales, de los cuales RD$21,645 millones por impuesto a los ingresos y RD$102,613.1 millones ITBIS.
Un menor escape de impuestos implica que se reduce significativamente la cifra de la economía sumergida que marea, el requerimiento es que se pase de un Código Tributario deficiente y obsoleto como el que tenemos, que ha sido superado por el tiempo, puesto en vigencia por Balaguer hace veintisiete años, a otro que haga una mejor distribución de la carga fiscal entre los diferentes sectores de la sociedad. Que al final reduzca la contribución relativa de pobres y clase media a los ingresos fiscales, lo que se logra trasladando imposición indirecta a la directa, como han reclamado Organismos Internacionales.
El Gobierno no ha dicho si se ha planteado o no asumir las conclusiones y recomendaciones del informe. Como las recetas provienen de enfoques analíticos y metodológicos rigurosos, mi opinión es que no hay otra opción, debe reconstruir la capacidad de las finanzas públicas para ponerlas en condiciones de amortiguar choques externos que se avizoran en el horizonte. Me refiero al precio del petróleo que se cotiza mucho más caro de lo previsto en el Presupuesto, y el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales, lo que sin duda implicara un aumento de los intereses y una mayor carga del servicio de la deuda.
Finalizo observando que, no obstante dar un fuerte espaldarazo al balance de logros, me refiero al crecimiento del PIB en los últimos años, incluyendo el proyectado para 2018, al sistema financiero resistente y bien regulado, a la política monetaria del Banco Central por mantener la inflación baja y estable, y aumentar las reservas internacionales, así como a medidas de la DGII para mejorar la recaudación y fortalecer la administración tributaria, la realidad que dibujo el FMI fue la que encontraron cuando revisaron los números macroeconómicos. Lo que nos plantea lo siguiente: si existía ya se agoto el espacio que se tenía para posponer las reformas del sector eléctrico y la fiscal. Que no deben ser eclipsadas con discursos conformistas y/o priorizando agenda política. Es muy alto el costo social que podría pagarse.


COMENTARIOS