La Resolución del TC y sus consecuencias en los programas gubernamentales

Tahira Vargas

Desde hace tres semanas estoy en reposo absoluto post-operatorio y por ende me mantenía ausente en mis columnas. Desde ese momento se mantiene vigente el debate sobre la absurda resolución del Tribunal Constitucional que hace regresar a la Dictadura de Trujillo, marcando (al estilo hitleriano) a todas las personas hijas de migrantes haitianos nacidas al inicio de la dictadura (1929) y despojándolas de su nacionalidad dominicana.

Nos preguntamos si los organismos hacedores y decisores de políticas públicas del país y el mismo gobierno ha analizado a profundidad las consecuencias sociales, culturales y políticas de esta resolución y cómo afecta su gestión actual. Algunas de las que podemos mencionar a grandes rasgos son:
1. Incremento de la población en condiciones de vulnerabilidad y pobreza.
2. Aumento de la población en situación de riesgo. La niñez, adolescencia y juventud dominicana de ascendencia haitiana al quedar despojada de su nacionalidad no puede continuar su proceso educativo en el ciclo básico, medio y universitario. Esto supone un engrosamiento de la población ni-ni en el país y por tanto una expulsión de esta población hacia “la calle”.
3. Incremento de la inseguridad ciudadana.

4. Debilitamiento-fragmentación del patriotismo, el nacionalismo y la identidad dominicana. El arraigo hacia la dominicanidad es un elemento clave para el sentido de pertenencia e identidad. La resolución afecta el arraigo no solo en la población despojada de su nacionalidad sino en toda la población del país que a partir de ahora vive la dominicanidad con incertidumbre, fragilidad ante su posible violación o despojo, según el capricho de las instituciones llamadas a preservarla.

5. Disminución del impacto social de los programas y políticas sociales de la gestión de Gobierno actual. Los programas especiales y sociales del Gobierno (incluyendo el de Seguridad Ciudadana) para ser efectivos deben sustentarse en el capital social y la cohesión social con una población que fluya en: confianza social, participación y empoderamiento. Toda esta plataforma se afecta con la resolución en cuanto a:

– Pérdida de confianza social en las instituciones;
– Deterioro del sentido de pertenencia y arraigo al territorio, elemento clave para la cohesión social. ( CEPAL 2010).
– Creación de conflictividad y tensión social al interior de las comunidades rurales y urbanas entre la población despojada y no-despojada.
– Debilitamiento de la identidad cultural y el sentido de la dominicanidad.
– Inversión económica en el nuevo grupo social que crea la resolución que pierden sus derechos a: educación, salud, crédito, préstamos, empleo, entre otros…
– Deterioro del sistema de justicia, su confianza y credibilidad frente a la población.