La Responsabilidad Social Empresarial convoca para desarrollo sostenible

La Responsabilidad Social se trata de la norma ISO 26000, aprobada en noviembre del año 2010, tras más de 10 años de discusión por los 196 países integrantes de la Organización Internacional de Normalización. Esta norma de gran relevancia para el desarrollo sostenible contó con la participación de numerosas y diversas organizaciones globales, incluyendo organizaciones de consumidores.
La Responsabilidad Social Empresarial y /o Corporativa ha sido asumida con muy buenos resultados porque sirve de herramienta a las organizaciones y empresas para un desenvolvimiento que va desde la ética hasta los más elevados propósitos enumerados por las Naciones Unidas y sus organismos, en los que se implican temas tan relevantes como la transparencia y la lucha contra la corrupción.
La norma ISO 26000, de RSE es también conocida como la norma de los consumidores porque involucra a los estándares internacionales que tienen que ver con los derechos de los consumidores, enrolando la calidad de los bienes y servicios que les son inherentes conforme a los derechos reconocidos por la misma Naciones Unidas.
El propósito fundamental de esta norma es contribuir al desarrollo sostenible, que las organizaciones vayan mucho más allá del cumplimiento de la ley, lo cual es una obligación fundamental.
Las organizaciones que cumplen con esta norma logran mejorar su reputación, transmiten el compromiso de la empresa con la sociedad y con su desarrollo sostenible, aporta una diferenciación con otras empresas del mercado, mejora las relaciones existentes con otras empresas, con la administración, medio ambiente, medios de comunicación, proveedores, clientes y la con sociedad en general.
“Con esta norma se pasa de las buenas intenciones a las buenas acciones”, según parte de los propósitos enunciados en la misma.
En la República Dominicana, desde que se dio a conocer esta norma, las empresas grandes y pequeñas, las instituciones, principalmente privadas, la han asumido; muchas tienen acciones para exhibir y otras se empeñan en que su personal se prepare para guiar su accionar hacia su cumplimiento.
Podemos citar a importantes grupos empresariales del sector financiero donde se ha producido una avalancha de iniciativas que trascienden y que por su originalidad debemos mencionar: Educación financiera inclusiva, en la que se ofrece la oportunidad a los distintos grupos de personas con algún tipo de discapacidad; el premio anual a las mujeres emprendedoras; los fondos concursales para organizaciones que trabajen por el medio ambiente; educación financiera para grupos vulnerables: maestrías y diplomados en el tema en el que se han involucrado personas jóvenes y empleados de importantes empresas del país.
Promover el desarrollo sustentable desde todos los ámbitos es cumplir con la norma ISO 26 de Responsabilidad Social Empresarial y nos incluye a todos.


COMENTARIOS