La Timidez en Los Niños

Virginia Pardilla, directora MLC School.

Desde la primera infancia los niños al interactuar con la familia, con sus amiguitos y compañeros de colegio van desarrollando las habilidades sociales necesarias para ir construyendo relaciones interpersonales de forma adecuada.

En el caso de los niños tímidos, estos suelen ser tranquilos, callados, muchas veces su timidez puede pasar desapercibida. Frecuentemente los padres piensan que sus hijos pueden superar la timidez por sí solos, que al pasar del tiempo y con la edad esta ira desapareciendo.
Es cierto que en algunos casos con ayuda de la familia al crecer la timidez disminuye, no obstante, es recomendable darle seguimiento al menor sobre todo si esta afecta su socialización y seguridad, pues si lo dejamos al tiempo cuando queramos trabajar el tema puede ser tarde.

Cuando la timidez interfiere con el buen desenvolvimiento académico o psicosocial del niño, independientemente no esté considerado como una enfermedad debemos trabajarla.

La timidez se manifiesta en los niños: con dificultad de relacionarse con las demás personas de su edad y en ocasiones con los adultos, no participar en clase, aunque conozca el tema, tiene miedo de leer en voz alta, de hacer exposiciones o hablar en público, presenta inseguridad, aislamiento y sumisión ante el grupo.

El niño tímido tiende a subestimar sus capacidades y/o potencial, muchas veces tiene una exigencia muy alta de sí mismo y miedo a fallar en público, lo que lo lleva a preferir aislarse y no compartir.

La timidez puede ser algo natural en algunos niños, necesariamente no es buena ni mala. Algunos expertos sostienen la tesis de que la timidez es producto de lo biológico y genético, otros afirman que es más bien una conducta aprendida o incentivada por el ambiente en el cual se desenvuelva el niño.

Es bien sabido por todos que la familia juega un papel fundamental en la formación de los niños, sobre todo en la sensación de seguridad y la correcta autoestima. Como todo en la vida va depender de la actitud con que se asuma, la timidez no siempre repercute de forma negativa, ni siempre el niño tímido está aislado sin amigos. Frecuentemente suele pasar que sea más selectivo a la hora de relacionarse, analiza más los que dice y evalúa antes de interactuar, cuando tiene confianza se une a sus compañeros.

Si pasado un tiempo la timidez le impide al niño relacionarse con un circulo de persona, se le dificulta involucrase o participar en la dinámica de juego, si se muestra retraído, entonces estamos ante una dificultad de socialización. Es importante observar con qué frecuencia e intensidad esto sucede y como está limitando las potencialidades sociales del menor. Sufre o se siente incómodo ante nuevas experiencias que lo incapacitan para pertenecer a grupos y/o crear nuevas relaciones, esto le puede producir ansiedad y como mecanismo de defensa se aísla. Si esto sucede debemos acudir a un especialista.

Recuerde que los niños tímidos pueden ser más propenso a ser objeto de bulling o acoso escolar.

No debemos etiquetar al niño, pues las etiquetas pueden lacerar su autoestima, no es bueno forzarlo a hacer amigos o presionarlo con el tema, mientras más lo presionemos el efecto será aumentar su timidez.

La sobreprotección o un exceso de autoritarismo puede reforzar la timidez en el niño, Lo correcto es apoyarlo, ayudarle a afianzar su seguridad y autoestima, entender que las habilidades sociales se aprenden y son entrenables. Como padres es recomendable escuchar el sentir de nuestros hijos, mostrarles con paciencia la forma correcta de interactuar y relacionarse con los demás. Hágale entender que las equivocaciones son normales, que los errores se convierten en aprendizaje y luego en experiencias de vida.

Desarrolle en su hijo habilidades de comunicación, independencia, autonomía, toma de decisión, resolución de conflictos, modele con el ejemplo mostrando expresiones de cariño y afecto. llévelo de pequeño a los parques de juego, esto le enseñara a relacionarse con otros niños desde temprana edad.

Organice actividades con sus compañeros de clases fuera del colegio para que pueda relacionarse, esto le hará sentirse más cómodo y poco a poco afianzara su seguridad y le ayudara hacer cosas nuevas. . La autora es psicóloga y educadora, directora y fundadora de MLC SCHOOL Twiter: @MLC_Schoolrd @SVirginiaP Instagram: @pardillavirginia.