La zona amurallada: otros dos desaciertos

Amparo Chantada Gonzalez

El 8 de diciembre de 1990, ” la zona” -así le dicen los “habitués” a la zona amurallada- fue declarada por la UNESCO “Patrimonio de la Humanidad’, por ser la primera Ciudad Occidental en el continente americano. Ningún promotor turístico formado en la globalización, desperdiciaría ese atributo -único en la Historia, – como promoción de su destino turístico, Santo Domingo, sí. Atenas es visitada por ser la cuna de la civilización occidental, Roma y Pompea por ser hechuras del Imperio y París, visitado por sus monumentos y por su inteligente mercadeo. Se declaró “Ciudad del amor” y miles van de luna de miel pero sin dejar de vivir un instante la cultura francesa, su genio y exclusividad. París vende el Louvre, la Torre Eiffel, pero también el barrio gay del Marais, su gastronomía, su Paris-Plage y ahora su primer restaurante de nudistas, París se reinventa permanentemente: es eterna por su Historia y adaptable a la Modernidad. Lo que no sabe hacer Santo Domingo. No ha sabido proyectar una Imagen de Inmortalidad (proyectos) de- Primada de la cultura occidental en el Nuevo Mundo- ni ha podido adaptarse a la Modernidad por sus iniciativas. Por tener la primera catedral, la primera Fortaleza, la primera Ermita, las primeras casas – muestra arquitectónica de viviendas señoriales y también la Real Audiencia, por tener el primer monasterio de los Dominicos y de San Francisco, el Alcázar de Colón, las Atarazanas-aduanas- de la época y la primera Muralla, Santo Domingo ameritaría una campaña de promoción descargada de populismo, de bullanguería y repleta de cultura y de buen gusto respondiendo al interés de un nuevo tipo de consumo turístico con un turista globalizado, de mayor edad, de mayor nivel educativo y de mayores ingresos, -el que pase dos o tres días en los hoteles y nutriéndose en sus ambientes de nuestros saberes y de nuestro pasado. Sea por un día o por tres, el turismo dominicano amerita de mejores servicios, de más calidad con una mejor promoción y más innovadora. A las visitas guiadas se debe añadir conciertos, danza y representaciones teatrales de todos sus acontecimientos históricos, con el cierre de noche de las Puertas de la Zona, incluir un toque de queda, alumbrado suave, visitas al Cementerio de la avenida Independencia como nuevo atractivo, realizar exposiciones y conferencias de calidad y seriedad con las academias y corregir dos desaciertos: 1º trasladar el museo de niños.
Llamado Trampolín, de la Casa de Bastidas a la Plaza de la Cultura y reutilizar la casa señorial desfigurada y desvaluada con actividades acordes con sus históricas funciones 2º Revalorizar el barrio entero de Santa Bárbara para así, re-articular ese espacio del siglo XVI con él, del siglo XIX, como lo son las bellas edificaciones de la calle España, reanimando la Bienal Marginal y su relación con el Puerto, a rediseñar y recrear el mercado de esclavos como memoria e Identidad de la Colonia que fuimos de España.


COMENTARIOS