Laboratorio abierto

http://hoy.com.do/image/article/411/460x390/0/3EE6C381-FFA9-4152-92ED-E9647F716B03.jpeg

Si no hubiese estado en el remolino de nuestra “realidad imaginaria”  ni yo mismo podría percibir mínimamente la importancia de una serie de hechos que hoy ocupan la atención de productores, promotores e investigadores de la cultura visual y el arte contemporáneos en la República Dominicana. Entre estos hechos destaca la “aparición” de agrupaciones artísticas y culturales como “Quinta Pata”, “Confluencia XXl” y la Red Dominicana de Culturas Locales. A estos acontecimientos hay que agregar la apertura del espacio denominado “Laboratorio Evolutivo de Arte Contemporáneo”; la celebración del Forum Internacional del Cine,(Quinta Dominica) y la elección de nuevas juntas directivas por parte de la sección dominicana de AICA y del Colegio Dominicano de Artistas Plásticos-CODAP-.

No creo en la exageración, así que, atendiendo a los aportes, trayectorias y particularidades de sus protagonistas, me limito al registro de hechos que habrán de establecerse como verdaderamente significativos y trascendentales a la hora de la reflexión y el debate despejados sobre los procesos socioculturales, así como sobre  “el chocolate y la espuma”: destellos y nebulosas del precario esplendor que toca a la “realidad artística” dominicana en los finales de esta primera década del siglo XX1. 

Integrado por  Jorge Pineda, Belkis Ramírez, Tony Capellán, Pascal Maccariello y Raquel Paiewonsky, el colectivo “Quinta Pata” salió (11/2008) con una excelente exposición de sus obras recientes titulada “Mover la Roca” . En torno a  esta muestra, el Centro Cultural de España organizó una intensa jornada reflexiva en la que participaron especialistas de reconocido prestigio a nivel nacional e internacional, entre ellos el curador de la muestra, Fernando Castro Floresn(España) y el curador chileno Justo Pastor Mellado, intentando encontrar la “pata negra” e invisible de la “gata nacional” y mover la roca que impide la entrada ¿o será acaso la salida? del oxígeno que urgentemente reclaman el  arte y los artistas dominicanos contemporáneos. La muestra del colectivo, que también se autodefine como “asociación” y “movimiento”  de artistas contemporáneos, recibió  bastante  alabanzas y muy poca crítica en los medios de comunicación.

A la deriva de “Algunas ideas para un manifiesto sobre la crisis del arte actual” y “En Busca de la Virtud Estética”, los de  “Confluencia XXl”: María Aybar, Verouska Freixas, Soledad Vassallo, Danilo de los Santos-Danicel-, Federico Cuello, Vladimir Velazquez, Salvador Vasallo, Mario José Angeles, Ezequiel Taveras y León David,  exponen “rigurosamente” sus 30 puntos bien maquillados de “manifiesto”. Y este desfase sí que es novedad, pues, desde mediados de los 80 del pasado siglo, este recurso  panfletario se mantenía en peligro de extinción en el ambiente artístico local. En la mayoría de los encuentros recientes entre artistas, coleccionistas, promotores del arte y gestores culturales,  estos hechos se tornan en  temas inevitables, pero aun nadie aborda detenidamente las razones, situaciones e implicaciones que sus gestores o propulsores  ponen en juego en sus gestualidad y  propuestas discursivas.

Mientras tanto, con la apertura de su “Laboratorio Evolutivo de Arte Contemporáneo”, Iris Pérez y Rosalba Hernández obtienen todo el apoyo y felicitaciones sinceras por arriesgarse nuevamente en su apuesta vital y profundamente comprometida en favor del desarrollo y difusión de las nuevas prácticas artísticas en Santo Domingo.  Se trata de una plataforma polivalente, con funciones expositivas y educativas dirigidas a amplios sectores de la sociedad. En el mismo también se integra una Academia de Ajedrez, dirigida por Ramón Mateo, el único Gran Maestro Internacional  con que cuenta la República Dominicana en esta exigente disciplina deportiva.

Rosalba Hernández e Iris Pérez presentan una muestra conjunta que nos deja ver la evolución de sus trayectorias y el carácter expansivos que adquieren sus poéticas respectivas. El Laboratorio y la Academia se ubican en el primer piso del Edificio Siboney (Calle el Conde, Zona Colonial), frente a la Catedral Primada de América. La apertura de ambos proyectos ha hecho estallar nuevamente el entusiasmo, así como un caudal de expectativas  esperanzadoras en el ambiente artístico metropolitano.

Al suscribir las motivaciones de su valiente decisión, Iris Pérez y Rosalba Hernández  sostienen que: “Globalmente los y las  artistas en las distintas manifestaciones en que se desarrollan en la actualidad, de forma paralela,  están creando proyectos innovadores e involucrándose en  los principales aspectos que afectan nuestra forma de vida y por medio a estos proyectos hacen su aporte de forma independiente y al unirse a otros artistas lo hacen de forma colectiva. Al crear el Laboratorio Evolutivo de Arte Contemporáneo, hemos decidido unir nuestras fuerzas creativas y presentar al público dominicano y extranjero  una propuesta novedosa en la búsqueda de crear transformaciones positivas, tanto para el sector de las artes como para los distintos aspectos de la sociedad”.

Entre los principales objetivos del LABEAC, Rosalba Hernández e Iris Pérez se proponen mantener una propuesta  actualizada de investigación y multiplicación de conocimientos a través de  las exhibiciones;  realizar talleres de apreciación y aprendizaje de técnicas artísticas, dirigidos a niños, niñas y jóvenes cuyas razones y situaciones sociales les impidan el acceso a  estos conocimientos; organizar charlas, coloquios, intercambios y encuentros como forma  de integrar a la comunidad artística y a las personas de distintos sectores de la sociedad al conocimiento y disfrute de las artes visuales contemporáneas.

Asimismo, difundir de forma física, impresa y/o audiovisual, mediante  la creación de una biblioteca y muros informativos, técnicas, información, convocatorias y becas desde la República Dominicana y el exterior; acoger manifestaciones como el arte-acción, el vídeo, las instalaciones, la música, el teatro y la danza, con presentaciones temporales de artistas invitados o que tengan una propuesta interesante y novedosa, así como plantear la importancia que tienen las artes para la salud espiritual, física y emocional de cada persona en particular y de la humanidad en sentido general.

En síntesis

Apoyo a la iniciativa

Con la apertura de su Laboratorio Evolutivo de Arte Contemporáneo, Iris Pérez y Rosalba Hernández  se arriesgan nuevamente en su apuesta vital y profundamente comprometida en favor del desarrollo y difusión de nuevas prácticas artísticas en Santo Domingo. Están recibiendo apoyo y felicitaciones sinceras.