Las ambiciones de poder en RD

Uno de los principales males que afecta a la República Dominicana desde su nacimiento es la ambición de poder de sus dirigentes quienes desde que tienen una oportunidad de gobernar quieren perpetuarse en la presidencia sin importar los métodos que tengan que utilizar para lograrlo.
Ese no es un mal exclusivo de nuestro país sino que se reproduce por el mundo y por eso vemos los problemas de Venezuela, la situación de Honduras, los intentos de Evo Morales y Lula Da Silva de volver al poder y el anuncio reeleccionista de Putín en Rusia.
Volviendo al plano local, nuestra historia es pródiga en figuras que como Pedro Santana, Ulises Heureaux, Rafael Leónidas Trujillo y Joaquín Balaguer se aferraron al poder convirtiéndose en dictadores y semi dictador, como este último, para mantenerse en el mismo.
Con mucho sacrificio nuestro pueblo superó épocas como la sufrida tiranía trujillista que una vez decapitada, fue sustituida, con ayuda de los EEUU., por una “Democracia” que a base de imponer el terror y todo tipo de trampas electorales gobernó 22 años.
En el 1978 el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) sacó del poder al doctor Balaguer y en los dos períodos consecutivos que gobernó con Antonio Guzmán y Salvador Jorge Blanco, se respetó el principio de la no reelección que enarboló hasta la llegada de Hipólito Mejía al poder en el 2000.
Luego del presidente Mejía, los sucesivos gobiernos del PLD han sido bastiones reeleccionistas y sus máximos dirigentes, el presidente Danilo Medina y Leonel Fernández, se han enfrascado en una ambiciosa y prematura lucha interna por la candidatura presidencial del 2020, que puede sacarlos del poder.


COMENTARIOS