Las mejores recetas para comer con cuchara

La base de un gran plato de cuchara está en el caldo, que se puede preparar directamente al elaborar la receta o previamente, por separado

Sancocho dominicano, sopa de pollo, asopao, cocido o mondongo, el universo de los platos criollos para comer con cuchara es muy amplio, pero también están los internaciones, como la fabada asturiana, el bisque (crema de mariscos) o el ajiaco colombiano que podemos adoptar y ampliar el recetario de caldos.
Platos con granos como base. La cocina típica dominicana tiene varios platos de cuchara con legumbres tales como chambre, cocido de garbanzos y también está el sancocho de habichuelas, los cuales se acompañan de carnes, embutidos y víveres. Pero además está el asopao con fondo de arroz y se puede hacer de carnes y mariscos.
Un clásico de nuestra gastronomía son las sopas de pollo o de pescado. Sin embargo, el caldo más emblemático de nuestra cultura sigue siendo el sancocho.
Gastronomía internacional. Existen varios platos para degustar con cuchara, como la fabada, un clásico potaje de legumbres de Asturias. Su elaboración lleva chorizo asturiano, morcilla asturiana y lacón, además de las tradicionales fabas o fabes.
También está el cocido madrileño tradicional, una delicia que incluye verduras, legumbres y carnes.
Otro plato internacional de esta especie que es delicioso es la bisque, sopa tradicional de la cocina de Francia: es una crema de mariscos pero bien jugosa, que puede elaborarse con langosta, gambas y cangrejo de río.
Un caldo tradicional de México es el pozole rojo. Su ingrediente estrella es un tipo de maíz conocido como cacahuazintle, al que se agrega carne de pollo o cerdo y se condimenta al gusto.
También tenemos, proveniente de Colombia, el ajiaco bogotano o santafereño, su caldo por excelencia. Es una sopa de pollo que contiene diferentes tipos de papa y se puede servir sola o con crema de leche y alcaparras encurtidas.

RECETAS
Cocido de garbanzos

1 libra de garbanzos
1 trozo de carne de cerdo
1 trozo de tocino fresco
1 chorizo
1 morcilla
1 trozo de gallina
1 hueso de jamón
4 papas
2 zanahorias y sal
Preparación. Los garbanzos deben estar en remojo al menos doce horas. Pasado ese tiempo, los escurrimos y los ponemos en una olla exprés junto con las papas peladas y cortadas a trozos y las zanahorias preparadas de la misma forma. Encima ponemos la carne, el tocino y la gallina y cubrimos todo con agua. Ponemos la olla destapada a hervir y vamos quitando la espuma que se formará por encima. Después añadimos el chorizo y la morcilla, tapamos la olla y cocinamos durante 45 minutos desde que la válvula comience a dar vueltas. Cuando termine de soltar el vapor, abrimos la olla, ponemos sal al gusto y servimos.

Sopa de pollo con fideo

1 pechuga de pollo troceada (podemos poner la pieza que más nos guste)
1 rama cebolla blanca
1 zanahoria pequeña
2 papas cortadas en cuartos
1/2 taza de fideos cabello de ángel o fideos para sopa de preferencia
Hierbabuena o cilantro al gusto
Sal y pimienta
Preparación. Ponemos a hervir la rama de cebolla y el pollo partido en trozos en una olla con suficiente agua. Cuando haya hervido, con una espumadera recogemos los residuos y agregamos la zanahoria cortada en láminas delgadas. Cuando la zanahoria esté lista agregamos la papa cortada en cuartos y dejamos hervir 5 minutos. Luego agregamos los fideos cabello de ángel y dejamos cocer, cuando veamos que la papa y el fideo estén listos, salpimentamos y sacamos la cebolla. Espolvoreamos la hierbabuena fresca, finamente picada y dejamos hervir un minuto más. Dejamos refrescar un poco antes de servir.

Bisque de mariscos

Restos de pescado blanco (espinas, cabezas, etc.
Mariscos: cangrejos, gambas, langostinos, langosta
2 ajos
Una o dos cebollas
Un manojo de de puerro
Una zanahoria
Una ramita de apio
Una cucharada de pasta de tomate
Algún vino blanco o licor. Puede ser brandy o whisky.
Un poco de hinojo fresco y parte de sus hojas para decorar
Estragón
Tomillo fresco
Granos de pimienta rosa
Sal
Aceite de oliva
1 taza de nata líquida
Un calamar
Preparación. En una olla con aceite de oliva, marcamos los mariscos y los reservamos. Si usamos gambas, retiramos la carne de los cuerpos, las reservamos y reutilizamos sólo las cabezas. En esa misma olla, doramos un poco los restos de pescado que vamos a utilizar. Cuando hayan soltado buena parte del agua, le añadimos las verduras. Doramos la cebolla cortada a trozos, el apio, la parte menos blanca del puerro, la zanahoria, el hinojo, un ajo, los granos de pimienta y las hierbas. Añadimos de nuevo el marisco. Cubrimos de agua y lo dejamos cocer a fuego medio una media hora. Colamos cuando haya enfriado y reservamos. Mientras tanto, en otra olla con aceite limpio, doramos la parte blanca del puerro con cuidado de no quemarlo, otra cebolla cortada a rodajas finas, una zanahoria y algún ajo en láminas. Añadimos el licor que prefiramos y dejamos que se evapore el alcohol. Agregamos la pasta de tomate, cubrimos con el caldo de pescado y marisco que se había reservado y colado. Cuando todo este tierno, se tritura bien y se cuela. Se añade nata líquida y se rectifica la sal. Marcamos un poco de calamar a la plancha (opcional) para decorar el plato junto con los cuerpos de las gambas y alguna hierba.


COMENTARIOS