Las neuropatías

JOSÉ SILIÉ RUIZ

En una definición práctica, una neuropatía es la afección o disfunción de una de las partes del sistema nervioso periférico, es decir, daños a las raíces de los nervios periféricos, esos que van desde la médula espinal hasta los dedos. Tuve el alto honor la pasada semana de dictar una conferencia con el auspicio de los Laboratorios MERCK, en los salones del restaurante Victoria byPorter House a los médicos de la residencia de Medicina Familiar de la Plaza de la Salud.
En la oportunidad nos referimos a los deterioros que le ocurren a las fibras nerviosas por distintas razones. El sistema nervioso se divide en dos grupos: el llamado sistema nervioso central (SNC) compuesto por el cerebro y la médula espinal y el sistema nervioso periférico, que lo constituyen todos los nervios que están fuera del cerebro. Estos ramales son fundamentales porque transmiten los impulsos nerviosos a los órganos y músculos (eferentes), por ejemplo nos permiten mover una pierna. Estos nervios también realizan un recorrido inverso y llevan la información sensorial al cerebro (aferentes), por ejemplo cuando nos quemamos.
Las causas de daños a los nervios son muy variadas. Entre las principales están: la diabetes, el alcoholismo, reumatismos, tóxicos, vasculitis, compresiones, infecciones, cánceres, Guillan-Barre, etc. Los nervios son como los cables del teléfono, si los vemos tienen varias fibras cubiertas por una capa exterior. Los nervios son iguales, muchas fibras juntas recubiertas por una capa que se llama mielina. Esta envoltura protectora, es la que le permite a los nervios hacer su conducción eléctrica, pues bien sabemos que los nervios tienen un lenguaje químico y eléctrico. Cuando esa capa se altera, de manera lógica la conducción se enlentece y aparecen los síntomas de las neuropatías que van desde: severos dolores, calambres, pinchazos, impotencia, espasmos, alteraciones digestivas, caídas, etc.
Lo importante en el manejo de estas alteraciones es evitar que esas estructuras neuronales se deterioren y mueran, principalmente la mielina y el axón, que es la prolongación de la neurona que se comunica con las células nerviosas vecinas, pues en ocasiones el daño se hace irreversible. Para confirmar el diagnóstico clínico nos auxiliamos de: el laboratorio, el estudio de los nervios y músculos mediante la electromiografía entre otros. Esta técnica estudia la conducción de los nervios y cómo se comportan sus conexiones con los músculos. Esta ciencia neurológica, tuvo sus inicios con los trabajos de un prominente médico italiano, Luigi Galvani. Empezó sus investigaciones con ranas, presentó su trabajo de “la conducción eléctrica en los músculos de las ranas” en el 1773, en la Academia de Ciencias de Bolonia.
Precisamente hace dos semanas estuvimos en Bolonia, en nuestra estadía en esta hermosa ciudad italiana conocimos la Piazza Galvani, donde se honra con una estatua al distinguido galeno. Visitamos la facultad de medicina de la Universidad de Bolonia (la más antigua de occidente), donde también lo reconocen con una sala donde hay parte de sus rudimentarios equipos, que en esa época renacentista eran de avanzada. El pasado mes de mayo, en el “IV Congreso Latinoamericano sobre el Dolor Neuropático”, en el que representamos el país en Lima, Perú, el consenso científico fue: que se debe iniciar el tratamiento de todas estas neuropatías con mega dosis de vitaminas B (sus tres variedades) para su manejo, procurando evitar las consecuencias dañinas de estas alteraciones celulares en perjuicio de las neuronas. Para finalizar, es importante resaltar que el propósito médico de manera principal debe ser que los daños a las neuronas no lleguen a ser irreversibles.


COMENTARIOS