LAS REDES: Nuevo ladrón de la vida de pareja

Lissette Cabrera.

Cuando me planteé cuál es el mayor problema de la pareja actual muchas interrogantes vinieron a mi mente. Emergieron pensamientos conceptos e imágenes que resumían la gran problemática que atraviesa la pareja de hoy día: las redes sociales.

En la dinámica relacional de la pareja existen interacciones externas e internas que conforman la relación donde no podemos obviar que los roles tradicionales básicos han ido cambiando y que la mujerhoy tiene una mayor conciencia acerca de la participación del hombre en las responsabilidades parentales a ser compartidasy que repercute en un mayor equilibrio en la división-ejecución de las tareas domésticas.

La mujer actual en su mayoría trabaja fuera del hogar. Es un ente productivo que ha ido adquiriendo mayor autonomía y que en otros casos cuando no sucede así, comienza a entender que también permanecer al cuidado de los hijos e hijas y la administración del hogar constituyen un trabajo en sí mismo,el cual es un trabajo muy valioso y mal remunerado.

Hoy día, para el rol masculino la mujer entiende que ser proveedor no es suficiente, y que con arroz y habichuela no basta. La mujer está consciente de su rol activo en la relación.

Hoy en día la comunicación y el uso de la tecnología ha incidido significativamente en la vida de las parejas, a un punto que puede afectar negativamente la parte relacional. Ambos cuentan con teléfonos inteligentes que ahora vienen a participar como ente activo y son parte del matrimonio pudiendo modificar muchas veces la intimidad y en la comunicación.

Actualmente el uso indiscriminado de tiempo en whatssap y Facebook es uno de los mayores peligros modernos que puede tener una relación de pareja donde ya no son dos, dado que hay una inversión de tiempo que se le resta a la convivencia con la pareja.

Esto hace a las parejas más complejas despertando situaciones de peligro haciendo a sus integrantes más vulnerables a generar conflictos en la comunicación, en la intimidad y por ende, en el compromiso que los une.

Con frecuencia escuchamos “No sédóndeestá”…”no me responde”…”chatiamos hasta las 2:00am pero vi que se desconectó a las 5, me siento chiva”…”me dejó por whatssap”…”me ha bloqueado”… Cada vez más oímos estos términos en la consulta donde la pareja acude con unos altos niveles de ansiedad que generan la constante búsqueda de fotos, de comentarios, de claves, de actividades para adentrarse en el mundo del otro que hasta podría llegar hasta la depresión, ya que los niveles de ansiedad pudieran desbordase en el manejo de las emociones.

Por ejemplo, en la consulta nosencontramos con parejasque al llegar del día de trabajo encuentra que el otrochatiando, leyendo mensajes u oyendo los videos que recibe y donde también, si les gustan los videos los reenvían a sus amigos y con el agravante que pertenecen a varios grupos también entran a comunicarles los nuevos hallazgos.

Frecuentemente las parejas sustituyen la interacción propia de dos por una de tres donde en este triánguloel tiempo en las redes roba los espacios de intimidad, de complicidad, de ricas interacciones en eldía a díay que contienen sentimientos de angustias, sueños, y en el peor de los casos llevan a un mundo virtual donde se pueden usar máscaraspara ”pertenecer”,“ser validado” y “aceptado por los demás”.

A veces todo se documenta, se toman fotos –hasta lo que se come- y la pareja se va entregando a ese mundo virtual y se van desvinculando emocionalmente. Es ahí donde muchos hombres y mujeres llenan sus vacíos y donde pueden entrar en una trampa de un tercero en la relación de pareja, ya sea un amante virtual o real creyendo o idealizando una relaciónque piensan que es perfecta, que al fin han encontrado alguien que los entiende, que los escucha y llenan susvacíos. En fin, el mundo virtual los va disociando y se crea un espacio nuevo llamado “ladrón de la vida de pareja: las redes sociales”.

Si usted cree que su situación de pareja está atravesando esta dinámica donde no puede estar con su compañero/a sin mirar el móvil, donde ha perdido el control de chequear sus redes sociales o chatear constantemente, y de hecho ha intentado dejarlo, puede que esté frente a una situación para ser tomada en cuenta de inmediato consultando un psicólogo.

Lissette Cabrera
Terapeuta familiar y de Pareja
[email protected]
Instagram: lissettecabrera_psicologa
Teléfono: 809-3507373


COMENTARIOS