Las vainas que no cuadran del nuevo expediente Odebrecht

Millizen Uribe

Históricamente, quienes dirigen este pueblo juegan con su inteligencia. Eso hace el Ministerio Público (MP) en el caso Odebrecht, al presentar un expediente acusatorio que aún no cuadra.
Odebrecht admitió pagó US$ 92 millones en sobornos en RD entre 2001 y 2014, para “influenciar presupuestos y aprobar proyectos”, obteniendo US$ 163 millones.
¿Cómo es posible que el MP quiera que creamos que, presumiblemente, ese monto se repartió solo entre siete personas, que con ellas bastaba para un entramado de corrupción por 13 años? Obviamente, ni están todos los que son, ni son todos los que están.
El procurador dijo que excluyó personas por falta de pruebas (no necesariamente por inocentes), pero, ¿cómo confiar en la diligencia investigativa si la encabeza un compañero de partido de algunos imputados y opositor político de otros?
En Perú, Ecuador, Panamá, Colombia… Odebrecht operó con el mismo sistema mafioso y la investigación y judicialización ha avanzado, mientras en RD se anda por las ramas.
Por ejemplo, en su modus operandi Odebrecht financió campañas y sobrevaluó obras, pero el MP se limita a sobornos antes del 2012.
En otros países esos delitos se han incluido, exitosamente, en la acusación, y aunque aquí no hay ley de partidos, la 275-97 considera ilícitos aportes de campaña de compañías extranjeras. Uno de los imputados anteriores, el ingeniero Temístocles Montás, dijo: “He recibido apoyo financiero de parte de múltiples empresarios dominicanos para contribuir a campañas electorales de mi partido, entre los cuales estuvo el señor Ángel Rondón (…) Esos aportes fueron hechos en 2008, 2012 y 2016”. Rondón era representante de Odebrecht, pero se excluyó el financiamiento de campañas.
Tampoco se habla de sobrevaluación de obras. ¿Cómo el MP no halló pruebas si basta analizar el incremento en presupuestos de varias: Acueducto Línea Noroeste, 14 % , Hidroeléctrica Palomino, US$ 175 millones, Hidroeléctrica Pinalito, 129%, Ecovías de Santiago, 181%, acueductos de Samaná y Hermanas Mirabal, 52 y 115 %.
La obra más ambiciosa de Odebrecht, Punta Catalina, fue excluida sin investigación penal. ¿Es posible que Odebrecht cambiara su modalidad corrupta? Los psicólogos dicen: sin crisis no hay cambio, y en la licitación ella estaba en zona de confort.
También el MP se conformó con sobornos por US$ 92 millones, pero en Ecuador Odebrecht dijo pagó US$ 33.5 millones y autoridades determinaron que fue más.
El procurador sale con que no hay pruebas suficientes para ampliar este caso, pero ¿No se firmó un acuerdo con Odebrecht para aportar pruebas? ¡Parece que solo buscaba garantizarle impunidad y operación en RD!
Entonces, como ese dinero fue drenado de impuestos que paga la ciudadanía, producto del sudor de su frente, madrugones diarios, largas jornadas laborales… ella debe seguir exigiendo Justicia.
Se trata de dinero que pudo invertirse en salud, seguridad ciudadana, Justicia… ¿Dejaremos que esta gente se coja lo nuestro y lo de nuestros hijos y siga tan campante como Johnnie Walker?


COMENTARIOS