Lechero y propulsor de una gran familia

Una de las actividades más lucrativas del siglo pasado, en comunidades rurales como Manoguayabo, que hasta el 2002 fue la sección 14 del Distrito Nacional, era el poseer hatos de ganados lecheros, para comercializarla sus propios dueños.
Salvador Pérez Rodríguez fue también de los hombres que contribuyeron al desarrollo de la comunidad mencionada. Era propietario de terrenos en las cercanías de las riberas del río Haina a sus pasos por Manoguayabo, donde pastoreaba sus ganados, ordeñaba y en su camioneta vendía el producto en la capital. El generalísimo Rafael Leónidas Trujillo Molina arrebató los terrenos a orillas del río Haina, que eran propiedades de pequeños agricultores y ganaderos, lo que originó que Salvador Pérez se mudara con su familia en 1952 al sector Villa Juana de Santo Domingo.
Se casó con la señora Bartolina Núñez Toledo (doña Ninita),en la actualidad tiene 99 años de edad, con quien procreó 10 hijos, entre los que se destacan el sociólogo César Pérez, quien es columnista de este diario; Alfredo, un técnico en herrería; Altagracia, estilista en belleza; el sicólogo Salvador; el ingeniero hidráulico Danilo Pérez; Margarita, contadora y diplomática. También, la arquitecta Mirna Pérez Núñez; Melania, ingeniera; Milda, sicóloga y David Pérez, poeta y escritor. Cuenta su cuñada Carmen Núñez Toledo, que a raíz de Salvador Pérez perder las tierras en Manoguayabo, adquirió una finca en la sección Sierra Prieta de Villa Mella, pero no le fue muy bien, ya que el ganado se le enfermó, lo que ocasionó disgustos en Salvador, dejando esos terrenos abandonados.
Fueron sus padres Josecito Pérez, uno de los hermanos de Ángel María Pérez y la señora Isaura Rodríguez. Fue Salvador Pérez el tronco de una de las más importantes familias del siglo pasado en Manoguayabo.