Lemas para recuperar ilusión: ejemplos

Guillermo-Caram7

La nación, los dominicanos, necesitamos recuperar la ilusión sobre posibilidades de alcanzar una vida mejor. Para ello los líderes han de emitir mensajes esperanzadores, especialmente ante la contienda cívica programada para 2020, mediante lemas que para ser efectivos han de responder a necesidades sentidas de nuestra población.
Balaguer vinculado al socialcristianismo, fue ejemplo de ello. El “nuevo amanecer” fue tan esperanzador como el color verde del socialcristianismo. Su “revolución sin sangre” de 1966, coincidente con “Revolución en Libertad” del democristiano chileno Eduardo Frei, respondían al reclamo nacional de borrar heridas de Abril/1965 y a superar temores provocados por la revolución armada del castrismo.
El lema impuesto a su partido “ni injusticias ni privilegios” parecido al de “justicia social con libertad” socialcristiano culminó finalmente con “patria justa para todos”. Justicia era el común denominador de esos lemas.
La justicia social conlleva distribución equitativa de riquezas mediante reformas sociales como leyes agrarias, equidad tributaria y equilibrio fiscal a través de gasto público de calidad procurante de economía productora, satisfaciendo necesidades y generando puestos de trabajo.
Por poner en práctica los lemas postulados, Balaguer regresaba y retenía poder aún desde oposición.
La estanflación del periodo 1978-1986, su excesivo endeudamiento y las represiones provocadas por dolorosos ajustes en 1984, hicieron emanar del pueblo el lema “vuelve y vuelve” tomado por Balaguer como primera frase de su discurso de juramentación en 1986.
Ante la exclusividad y absolutismo del peledeísmo recogida en la expresión “come-solos”, del líder emanó el lema “Patria Justa para Todos” en 2000. Si bien no le permitió recuperar poder, ni cuota al negarse concurrir aliado a segunda vuelta para no someter al pueblo a nuevo estres electoral, la expresión y el lema quedaron consagrados en nuestra cultura política.
Estas lecciones de lemas y sus sintonías ciudadanas no han sido superadas por otras experiencias y han hecho de Balaguer un obligado referente político; salvo que nuestra “politologocracia” y seguidores de otros lideres demuestren lo contrario: Si alcanzaron resultados y ejecutorias comparables, enraizados popularmente.
Y reviste vital importancia aquí y ahora, cuando carecemos de planteamientos concitadores de ilusión ante una nación cuya población se encuentra sumida en pesimismo, desesperanza, desgano y frustración potencialmente desencadenante en una peligrosa descomposición y desintegración social y política.
Ello causado por inseguridad, corrupción, desempleo, despilfarro, endeudamiento, depredación ambiental, desorden territorial, sumisión internacional, pérdida de identidad nacional. Y por desnaturalización, indisciplina, negligencia, irrespeto, especulación en el ejercicio de la función pública.
La falta física de Balaguer emplaza a su ideología señalada, socialcristiana, a encontrar lemas que ilusionen a la población, sintonizada con ella, de cara a los procesos políticos venideros.


COMENTARIOS