L’Espanya a trossos

Pedro René Almonte Mejía.

El mundo fue testigo de la intentona separatista por parte del Parlamento de Cataluña el pasado 27 de octubre; los gobernantes catalanes finalmente intentaron consumar la Declaración Unilateral de Independencia (DUI), lo cual no es más que, la declaración de independencia establecida cuando el gobierno de una entidad constituyente de un Estado Soberano, se declara ella misma como Estado Soberano, sin un acuerdo formal con el estado del cual declara su secesión. Lo cual en el caso de la DUI en Cataluña, carece de valor legal puesto que el Estado Español no reconoce dicha independencia.

Finalmente se atrevieron los catalanes a intentar la secesión .Después de la respuesta ambigua por parte del presidente autonómico catalán, tras la victoria del sí en la consulta ciudadana sobre la autodeterminación del pueblo de Cataluña, entre el silencio y el mareo, al fin se atrevieron y con 70 votos separatistas la DUI fue más que palabras. Por su parte, el gobierno español ejerció todo tipo de presión económica, política, social.

Desde Madrid se presionó, tratando de evitar lo inevitable, el uso del comodín para estos casos: El artículo 155 de la constitución española de 1978, cabe mencionar que nunca se había hecho uso de este artículo, solamente en 1989 el otrora presidente del gobierno Español Felipe González, amagó con usarlo en las Islas Canarias, pero finalmente no fue necesario.

El artículo 155 está inspirado en el artículo 37 de la ley fundamental de Bonn (Constitución de Alemania) y dice lo siguiente:

1. Si una comunidad autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al presidente de la comunidad autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para exigir a dicha comunidad al cumplimiento de dichas obligaciones.

2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las comunidades autónomas.

Dicho lo anterior y articulo 155 en la mano, Mariano Rajoy le pasó el rolo a todo el gobierno autonómico catalán (Generalitat), destituyó a todo el servicio exterior catalán, canceló al comandante de las fuerzas de seguridad autonómica (Mossos d´Esquadra) y anunció elecciones anticipadas en Catalunya para el 21 de diciembre; las cuales según los analistas ganarán los separatistas. Tal parece que los intentos de separación seguirán, a menos que importen a los votantes desde Madrid.

El gobierno Español ha recibido apoyos a granel ; medio mundo y un “chin” más se ha solidarizado con España , y como no sería así; imagínese usted que mañana quiera independizarse California de Estados Unidos , o que la provincia La Altagracia (Higuey, Bávaro , Punta Cana) quiera ser independiente de la República Dominicana .

Por mi parte sólo espero, al igual que Donald Tusk (Presidente del Consejo Europeo) que el gobierno español favorezca la fuerza de los argumentos, no los argumentos de la fuerza.