Libreros al grito Feria del Libro; no venden y reportan pérdidas

30_04_2017 HOY_DOMINGO_300417_ El País5 A

Los expositores en la Feria Internacional del Libro están con el grito al cielo porque sus expectativas de ventas se han caído, lo que han atribuido a las intensas lluvias caídas en estos días, así como a la poca promoción y motivación por la lectura.
En un recorrido por el recinto ferial todos coincidían que en comparación con otras ferias esta ha sido la que más pérdidas dejará porque han tenido que invertir unos mil dólares en el pago de los estands, lo que se suma a los gastos en sus insumos bibliográficos, personal y promoción.
Algunos se quejaron porque las lluvias han destruido una gran cantidad de libros. Señalan que no han valido las estrategias implementadas para vender sus libros, tales como ofertas de 2 por 1 o las rebajas de más de un 60 por ciento del precio original.
La dirección de la Feria del Libro ha implementado el denominado fin de semana negro, con el que buscan ofertar los libros a más bajos costos. Sin embargo, la afluencia de público es baja.
Las inclemencias del tiempo, advertidas por la Oficina Nacional de Metereología (Onamet) en cuanto a que este fin de semana continuarán las lluvias, aleja a las personas de la Plaza de la Cultura, donde están instalados decenas de libreros.
Reiteraron su solicitud al ministro de Cultura, Pedro Vergés, de que sea extendida por tres días más la Feria del Libro, la cual está pautada culminar el 2 de mayo. Consideran que si se les da más días podrían recuperar las ventas.
Igualmente, hay algunos de ellos que plantean que ante el fracaso del evento cultural se les exonere del pago del estand.
Claudia Avendaño, representante de la librería Lexus Editores, dice que luego de participar durante ocho años consecutivos en las ferias del libro ha decidido no estar en las próximas por los niveles de pérdidas que han tenido.
Dice que vende diariamente no más de cinco libros cuando en las anteriores vendía todos los días más de 50.
Otros libreros entrevistados fueron Víctor José González de la librería Círculo Latino; y la hermana Gabriela Araya, de la Librería Paulinas. En esta se venden libros y materiales católicos. Las biblias son las más solicitadas, así como ediciones de auto ayuda y de formación cristiana en valores.
El Archivo General de la Nación (AGN), según uno de sus representantes en el estand, ha tenido buenas ventas. Una de las obras que más han vendido, editada por esa institución y con documentos originales, es la de Cronología de la Revolución de Abril, de Geraldo Sepúlveda. Fue publicada recientemente.
Además ha tenido buena acogida la obra Balaguer y yo: La historia, del dirigente político Víctor Gómez Bergés. También Notas sobre Haití de Charles Mackenzie.
La Editorial Océano en su pabellón oferta libros clásicos y exclusivos a precios asequibles, de acuerdo a lo que mostró su gerente, Liz Méndez. Se pudo observar que todas las librerías tienen obras diversas y a precios bajos.
El Ministerio de Educación entrega cuatro millones de pesos en bonos para que los estudiantes y maestros que asistan a la Feria del Libro puedan adquirir obras a precios asequibles, con la finalidad de incentivar la lectura. Los bonos son entregados en el pabellón del Ministerio de Educación en la Feria del Libro.