Llaman paro por salarios de Conape; carencias en asilos

07_03_2017 HOY_MARTES_070317_ El País7 A

En la Casa Madre Ersilla Magnola, un hogar de ancianas religiosas, viven gracias a la caridad, ante la falta de asistencia económica y de subvención del Consejo Nacional de Personas Envejecientes (Conape), mientras, la Federación Dominicana de Profesionales Técnico y Trabajadores de la Salud (Fedosalud) y otros dos gremios que agrupan a trabajadores de la enfermería, amenazaron ayer con suspender los servicios de salud en todos los hogares de ancianos bajo la dependencia del Conape, en reclamo de un aumento de sueldos.
Los paros de labores incluyen demanda para que se cumplan los acuerdos con el sector salud y en rechazo a las alegadas persecuciones de que son objetos empleados del sector salud por parte del Conape, así como para que les entreguen los pagos atrasados.
También, en el Hogar de Ancianos San Francisco de Asís, persistían este lunes las quejas por los atrasos en el pago de los aumentos de sueldos por parte del Conape al personal de enfermería, conflicto que provocó que Conape trasladara dos de las enfermeras que mantienen la lucha y que ocasionó el impedimento de entrada de la prensa a esta casa de personas de la tercera edad, ubicado en el kilómetro 11 ½ de la carretera Sánchez en Santo Domingo.
Ayer, el Sindicato Nacional de Enfermería (Sinatrae) y la Asociación Farmacéutica Dominicana (AFD) junto a Fedosalud volvieron advertir que paralizarán sus servicios en los centros que atienen a ancianos y que regentea Conape de acuerdo al vocero de Fedosalud y secretario general de Sinatrae, Julio César García Cruceta, esto debido a que el Consejo no les ha cumplido lo acordado con el Gobierno.
Le atribuyen a la directora del Conape, Natalie María Hernández, actuar con represión contra los empleados de los asilos que están bajo su administración, en lo que denominan una “casería de brujas”, por supuestamente disponer de cancelaciones de médicos, enfermeras y personal de apoyo desde el pasado 2 de este mes.
Dijo que el Conape a otros profesionales los ha suspendido y trasladado de sus puestos de trabajo.

Casa Madre Ersilla Magnola. En este hogar de religiosas envejecientes viven 28 monjas salesianas, hijas de María Auxiliadora, la mayoría con más de 79 años. Un personal de apenas dos enfermeras paga Conape.
Doce empleados de la salud y 11 conserjes se envuelven en la dinámica de cuidar a estas monjas que dieron su vida como maestras en las escuelas de Don Bosco en el país. En la casa situada en la calle Manuel de Jesús Galván, número 32, entre las calles San Juan Bosco y Cachimán, sector San Juan Bosco, en Santo Domingo, hay mexicanas, colombianas, cubanas y dominicanas.
Sor Bertha González, la monja directora, ha tenido que recurrir con frecuencia a Conape a solicitar pagos atrasados.
Expresó que no reciben dinero de Conape y que en diciembre pasado, solo les llegó uvas y chocolates.
Lamentó que Conape no les ayude con los pañales desechables para las monjas envejecientes, las medicinas, comida o guantes y materiales para la limpiezas.
“Nos mantenemos con por la divina providencia de Dios”, afirma sor González.
Personas caritativas y parientes de las monjas colaboran con el sustento. González solicita que les nombren dos enfermeras más en Conape, debido a que las dos que tienen no son suficientes.
Y, pide al Gobierno que les ayude a comprar la vivienda que está contigua a la casa de las religiosas, porque necesitan ampliar la obra misionera.
Sor María Espino Abreu es una de las monjas enfermas sufrió un derrame cerebral y puede mover las manos, pero está en silla de ruedas.
Espino Abreu es dominicana, oriunda de Jarabacoa, y con el ánimo un poco menguado, dice que ha sido operada dos veces de la vista y que tiene escasa audición.
Sor González bromea con que tienen un “ingenio azucarero” en este hogar de asilos, puesto que cinco padecen del diabetes.
La geriatra de las religiosas, Ana Abreu, indicó que cumplen con su trabajo en este lugar, pero les perjudica la situación del Conape.
La enfermera Gisela Pérez dijo que apenas cobran 19 mil pesos de salario de Conape, cuando deberían tener un sueldo de 25 mil pesos.
Sostuvo que Conape no entrega nada a las religiosas. Sor González y la monja Rubiela elaboran una comunicación para solicitar a Conape aumento de sueldo para los conserjes.


COMENTARIOS