Llanto y dolor en sepultura jóvenes accidentados de Cotuí

Momento en que eran sepultados los cuerpos de los hermanos Cristian y Joel Lora Robles, en el Duey.

Gran consternación y dolor era el panorama que se vivía ayer en Cotuí por la muerte de seis jóvenes, entre ellos una pareja de esposos y una adolescente, así como dos hermanos, en un accidente de tránsito el lunes en la carretera Arenoso-Ciénaga Vieja, provincia Duarte.
En el hecho había una adolescente de 16 años que había salido hacia el liceo donde estudiaba el segundo del bachillerato, pero que decidió no asistir a clase y acompañar al grupo que se dirigía hacia Las Terrenas, provincia Samaná, sin el conocimiento de sus padres.
Las víctimas son los hermanos Cristian y Joel Lora Robles de 20 y 25 años; los esposos Susana de la Cruz Mora, de 18, y John David Ozuna de 25, la estudiante Raiselis Acosta Tineo, de 16, el otro joven es un haitiano y no ha sido identificado.
Carmen Acosta Núñez, madre de crianza de Acosta Tineo informó que esta salió para el liceo Francisco Henríquez y Carvajal, pero que jamás pensó que se desviaría para acompañar a Cristian, uno de los hermanos que perdió la vida en el accidente.
Estimó que su hija tomó la decisión tras la insistencia de Susana de la Cruz, la pareja de Ozuna, vía celular, para que acompañara al grupo.
Dijo que sospechaba del viaje, por lo que llegó a advertir a la estudiante de que no se llevara de nadie, que su única amiga era ella, ya que quienes la presionaban eran adultos.
Virginio Vásquez Santos, tío de John David Ozuna, narró que su sobrino era productor de piña, además propietario de una barbería y una pequeña financiera, ya que era un joven emprendedor y solidario con los demás.
Expuso que salió con su pareja Susana de la Cruz Mora con destino a Las Terrenas como regalo por el Día de Las Madres, junto a los demás amigos que también perdieron la vida en el trayecto. La ex alcaldesa del municipio Zambrana, Dominga Santa Vásquez, lamentó la perdida de Ozuna, tras definirlo como un joven trabajador y solidario, a tal punto que dedicaba un día a recortar a niños pobres de las escuelas del Distrito Municipal La Cabirma.
“Se nos fue un líder de la comunidad, que podía sacar este lugar hacia adelante, se reunió hasta con empresas de la zona con miras a conseguir empleos para los jóvenes”, precisó.
En el cementerio de la comunidad El Duey, como a doce kilómetros de la ciudad de Cotuí, fueron sepultados los restos de los hermanos Lora Robles, en medio de llantos y lamentaciones por la forma en la que perdieron la vida.
Rómulo Lora, padre de los hermanos, no paraba de llorar al ver sepultar a dos de sus cinco hijos que hasta el lunes al mediodía estaban llenos de vida.
Miledys Peguero, la madre, quería que la enterraran con sus hijos. Joel, el mayor dejó un niño huérfano de apenas un año.
Duelo municpal. La sala capitular declaró dos días de duelo, q ue concluyen hoy. La resolución No. 025/2018 fue aprobada en sección extraordinaria ayer.