Lluvias provocan daños en vieja Procuraduría

Procuraduria General de la Republica. El Nacional/ Jorge Gonzalez.  24.06.2009
Procuraduria General de la Republica. El Nacional/ Jorge Gonzalez. 24.06.2009

La onda tropical que afecta al país hizo ayer estragos en el desvencijado edificio donde funcionan la Corte de Apelación, las procuradurías Anticorrupción y Antilavado de Activos y otros tribunales en el Distrito Nacional, donde el agua se filtra por techos y paredes dañando expedientes y evidencias de casos, equipos electrónicos, escritorios, sillones y otros enseres de oficinas.
El procurador general de la Corte de Apelación en Antilavado y coordinador general de la Asociación Dominicana de Fiscales (FiscalDom), Francisco Rodríguez Camilo, dijo que hay inseguridad de jueces, fiscales y empleados de las distintas dependencias del Ministerio Público (MP) y de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) que funcionan en la vieja estructura, ubicada justo detrás del Congreso Nacional, así como de los ciudadanos que acuden allí en procura de servicios, porque temen edificación colapse.
Dijo que eso se hace más latente cuando ocurren fenómenos naturales como las tormentas, ciclones y temblores de tierra, que son frecuentes en el país.

Indicó que en las oficinas de la Procuraduría Especializada en Antilavado, por ejemplo “llueve adentro y escampa afuera”, y que tras las lluvias, el agua continúa chorreando por techos y paredes, provocando más daño a la infraestructura y todo lo demás que hay allí.
Agregó que a eso se suma la avería de los dos ascensores y los aires acondicionado, que tampoco funcionan adecuadamente y sin los cuales “humanamente no se puede trabajar”.
“Esto no es más que una muestra del abandono de estos espacios, que generan los mejores resultados y los recursos de sostenimiento de la Procuraduría General y otras instancias, y no puede continuar así, porque esto no solamente denigra la actividad del Ministerio Público, sino que también violenta nuestra dignidad como seres humanos”, dijo el procurador de Corte, Rodríguez Camilo.


COMENTARIOS