Los 60 años del club deportivo Naco

06_12_2018 HOY_JUEVES_061218_ Opinión8 A

El pasado lunes, en medio del oropel de hermosas damas y formales caballeros, la directiva del Club Deportivo Naco organizó una fastuosa fiesta de aniversario en el salón principal de la institución. Allí se dieron cita varias generaciones de socios. Desde algunos de los pocos fundadores sobrevivientes de 1958 hasta la nueva y masiva presencia de los socios de las nuevas generaciones. Acudieron decenas de personas para disfrutar de una noche con un poco de sabor a nostalgia. Ya que era para recordar los inicios del club que ofrece en la actualidad un rostro de modernidad con la mayoría de sus instalaciones remodeladas y ampliadas gracias a una tesonera labor de las directivas que han tenido la conducción de los destinos del club en los pasados años. Los fundadores del club en 1958 recuerdan lo que era la enramada techada de cana ubicada en la esquina suroeste en la intersección de las calles Gracita Álvarez y Presidente González, había una pista de baile al aire libre y una pequeña piscina al lado este. En el mismo terreno se había preparado un play de softbol. Y poco a poco el precursor del club, don Juan Bernal, con su empresa Nacional de Construcciones le iba dando forma a lo que sería el club social del siglo XX para disfrute de la emergente clase media que adquiría su solar para construir su vivienda en una zona que había sido parte de los terrenos del aeropuerto General Andrews trasladado meses antes a Cabo Caucedo. El club Naco desde su fundación iba poco a poco cambiando su fisonomía y surgían ya las instalaciones que culminarían con el gran salón concebido con una magnífica estructura paraboloide de acero y hormigón de diseño que para la década del 80 constituía un atractivo. Y a medida que aumentaba la presión de los socios que ingresaban, que ya no eran de los residentes en el ensanche, surgió la necesidad construir un edifico de parqueo de 600 vehículos gracias a la labor tesonera del presidente de la ocasión y de varios años al frente del club Alejandro Asmar. Este parqueo le dio tranquilidad a los residentes de la vecindad al club que de otra manera hubiese obligado a reubicar el club en terrenos más amplios pero muy apartados del centro de su alcance social.
Sin el parqueo existente, el club se hubiese estancado y desacelerado sus proyectos de remodelaciones y expansiones. En el siglo XXI las remodelaciones y ampliaciones no se han detenido. Tanto en el periodo presidencial de Antonio Alma como la del actual presidente, Luis Manuel u, los cambios siguen materializándose para que el club tenga una imagen muy distinta a la que tenía a finales del siglo pasado. El gimnasio, clínica de fisiatría, salón del tenis de mesa, mejoramiento de la piscina, atractiva área infantil, construcción de un moderno polideportivo y notable modernización del piano bar, también del disco club, del salón de dominó, la cafetería, restaurant y los diversos salones. También las dos entradas han sido remodeladas en especial la oriental o deportiva. Por todos lados las últimas dos directivas se han empeñado en convertir el club en un espacio atractivo para su amplia membrecía. De otras maneras, sin todas esas remodelaciones, el club estaría obsoleto e incapaz de darle tranquilidad y esparcimiento a sus trece mil familias que alguna vez al año se dan cita en sus instalaciones.
La actual directiva proclama que lleva a cabo su Gran Revolución Institucional lo cual los compromete para dedicarse de lleno a introducir mejoras continuas de manera que a las añejas instalaciones se les aporte una fisonomía de modernidad. Esto para que vaya de acuerdo con los tiempos del glamur del siglo para atraer a sus contertulios que en un apacible piano bar disfrutan de buena música y a la vez les permite gozar de la música bailable de reconocidos conjuntos que ya son tradicionales en el Naco. Pero también a la juventud se le ha reservado su espacio con una discoteca juvenil así como la disco boite donde las generaciones intermedias y menos viejas disfrutan de ritmos más modernos pero con la dosis de fines de semana de la música tradicional de Xiomara y la Tropic Naco.
Donde el Club Deportivo Naco ha sembrado una profunda huella en el país es en la calidad de sus jóvenes atletas que sobresalen en los torneos nacionales e internacionales tales como en la natación, tenis y en las distintas vertientes de las artes marciales. También en el tenis de mesa son varios los jóvenes y no tan jóvenes que hacen brillar el nombre del club el cual se ve coronado por sus grupos culturales que dinamizan la institución tanto en el teatro como los coros y la música de cámara.