Los cincuenta años de la FED

Aunque me había hecho el propósito de no escribir más sobre el tema, ya que en 1993 publiqué un trabajo de unas 20 páginas sobre el mismo en la desaparecida Revista Rumbo y además un par de artículos en este mismo diario Hoy, en anteriores aniversarios sobre esta recordada fecha. Hoy me propongo violar esa decisión, pues cincuenta años de una organización no se cumplen todos los días.

Voy simplemente a recordar la fecha de la reunión que dio origen a esa organización. Un domingo 25 de junio de 1961, apenas a unos 26 días de la ejecución de Rafael Trujillo, nos citamos en la explanada central de la universidad unos 300 estudiantes, siendo ésta la primera reunión pública cuestionadora del régimen que se llevó a cabo en esos difíciles momentos.

Con motivo de ese acto fue preso Cucho Rojas Fernández, uno de los que habló, luego fue deportado a Puerto Rico; el pequeño grupo que se lanzá a la calle a buscar firmas solicitando su libertad nos reunimos en los primeros días de julio en la Facultad de Finanzas de la universidad y constituimos el primer comité ejecutivo provisional de la FED.

Este comité estaba integrado por los bachilleres:

Armando Hoepelman,   presidente;

Leopoldo Grullón,   vice-presidente,

José Eugenio Villanueva,   secretario general,

Rafael Alburquerque,   Sub-secretario,

Antonio Cuello,   tesorero,

Eduardo Houellemont,   Sub-tesorero,

Asdrúbal Domínguez,   miembro,

Mariano Fiallo,    miembro,

Antonio Isa Conde,   miembro,

Eduardo Delgado,   miembro,

Jesús María Hernández S., miembro,

Víctor De Camps,   miembro,

Miguel Genao,   miembro,

Domingo Loinaz,   miembro.

Entre los éxitos de ese comité, que luego fue fortalecido con otros valiosos bachilleres, se pueden enumerar los siguientes: organizar sub-Comités en la mayoría de las provincias (recordar que la Universidad estaba cerrada por vacaciones), el estudio y la adaptación de los estatutos de la Universidad de Córdoba (Argentina, 1918), una de la más avanzadas de la época; organización de la primera huelga general estudiantil reclamando los derechos universitarios, siendo apoyada ésta por la Asociación Nacional de Estudiantes Secundarios (ANES); destrujillizar la Universidad (ruptura de retratos, estatuas, bustos, etc.) iniciar relaciones con federaciones del exterior, lograr gracias a la presión constante a que el 3 de enero del 1962 el Consejo de Estado emitiera un decreto estableciendo la autonomía y el fuero a nuestra querida Universidad, Primada de América.

Sean estas sencillas líneas como un homenaje póstumo a los compañeros ya fallecidos, y un saludo fraternal a los que, gracias a Dios, aún nos encontramos con vida.