Los efectos por glaucoma no puede revertirse ni con cirugía

2C_¡Vivir!_17_3,p01

El tratamiento del glaucoma tiene como meta principal evitar la progresión de este, ya que el daño que ocasiona es permanente: no puede revertirse ni con cirugía. Existen diferentes terapias que el oftalmólogo puede emplear como:
Medicamentos. La terapia tópica con gotas es la más utilizada por los pacientes con glaucoma y generalmente la primera línea de tratamiento recomendada por los oftalmólogos.
Terapia con láser. Este tipo de tratamiento se realiza en un consultorio y es considerado un procedimiento ambulatorio. Existen dos tipos fundamentales de láser, los destinados a estimular el drenado y los que modifican la apertura del ángulo por donde drena el humor acuoso.
Cirugía. Se recomienda cuando no se logra la presión ideal con terapia menos agresiva como gotas o láser. Dentro de las técnicas quirúrgicas más utilizadas tenemos la trabeculectomía, donde se provee una ruta alternativa del escape del humor acuoso hacia una especie de ampolla creada con la conjuntiva del propio paciente. Reduce la presión intraocular y el uso de medicamentos tópicos, a pesar de que algunos pacientes pueden requerir terapia adicional o otra cirugía.