Los maremotos y tsunamis, cómo estar preparados

Ante un tsunami, aléjese lo más posible de la zona costera

La región del Caribe se encuentra sobre fallas de placas tectónicas muy activas y, claro, cuando ocurre un temblor todos nos ponemos en alerta. En nuestra isla, el movimiento de las placas se manifiesta por sismos que llegan a ser de gran magnitud e intensidad.
Cuando el epicentro del sismo ocurre en el fondo del mar y agita sus aguas se le denomina maremoto. Los tsunamis, palabra que proviene del idioma japonés “Tsu” puerto y “nami” ola, son una serie de olas que llegan con fuerza a la costa y que pueden ser generadas no solo por un sismo, sino que un deslizamiento de tierra, la erupción de un volcán o la caída de cuerpos celestes en el mar, también pueden generarlos.
Como resultado del tsunami ocurrido en el océano Indico en 2004, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), reforzó la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) para liderar la coordinación de las actividades de respuesta y acción inmediata a través de un sistema de alertas de tsunami a nivel mundial.
Cuando un aviso de maremoto o tsunami se emite en nuestra región, el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) se activa y debemos estar en alerta a los boletines oficiales. Crear pánico con información falsa a través de los medios puede desencadenar en consecuencias negativas a la población.

Si se produce un aviso oficial de tsunami usted puede tener tiempo suficiente para salvaguardar su vida si está preparado. Averigüe la altura de su calle sobre el nivel del mar y la distancia entre su calle y la zona costera. Las autoridades podrían ordenar la evacuación de la zona según estos datos. Familiarícese con los sistemas de advertencias y planes en caso de desastres de su comunidad, incluyendo las rutas de evacuación.

Diríjase a una zona más alta, lo más lejos posible de la costa. En lo posible, escoja zonas que se encuentren a 30 metros sobre el nivel del mar o unos tres kilómetros de distancia de la costa.
Si no puede llegar tan lejos, diríjase hasta el lugar más elevado o alejado que pueda. Cada kilómetro tierra adentro, o cada metro hacia arriba, podrían marcar una gran diferencia. Debe poder llegar a un lugar seguro a pie en por lo menos 15 minutos.

Cualquier persona que habite o se encuentre en una zona costera, si siente un sismo fuerte debe desplazarse hacia un sitio seguro a la distancia antes indicada, aún sin el aviso de las autoridades. Así mismo, si observa señales de peligro como cambio repentino del nivel del mar o presencia de burbujas, debe dirigirse a un sitio seguro.