Los mejores y peores activos del pasado 2017

Tal vez ninguna idea de inversión despertará más atención en 2017

Fue un gran año para tener bitcoin, pero un mal período para quienes hayan invertido en el som uzbeko. Al finalizar 2017, una mirada a los ganadores y perdedores del mundo muestra que, en términos generales, los activos de mayor riesgo tuvieron un buen desempeño y el sentimiento fue alcista en relación con las acciones, la deuda soberana de los mercados emergentes y la deuda empresarial.
Los valores considerados las apuestas más seguras y menos volátiles –basta con pensar en los bonos del gobierno japonés- se rezagaron. Tal vez ninguna idea de inversión despertara más atención en 2017 que las criptomonedas, desde el rechazo de Jamie Dimon hasta las preguntas de Katy Perry a Warren Buffett sobre el tema. El bitcoin subió casi 1.500%, mientras que pares menores como ethereum y litecoin treparon 6.000%. Por supuesto, los aumentos se vieron acompañados por no pocos pesimistas que hablaron de una burbuja.
Los alcistas en Ucrania tuvieron un buen año luego de que el Fondo Monetario Internacional dijera en mayo que veía “indicios bienvenidos de recuperación” de la economía y “una base prometedora para un mayor crecimiento”. Fue parte de un aumento más amplio de los mercados emergentes en tanto los inversores se volcaban a los países en vías de desarrollo con la esperanza de mejores retornos. No fue un buen año, sin embargo, para apostar a las acciones de Catar y Pakistán. El país del Golfo Pérsico quedó sumido en el caos cuando Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto interrumpieron las relaciones diplomáticas y de transporte.