Los profesores y la reforma de la educación

– 2 de 3 –

El 12 de octubre recién pasado, concluyó la segunda Fase de Consulta del proceso de concreción del Pacto Nacional para la Reforma Educativa, la llamada a garantizar los medios para que toda persona interesada en abordar la solución de los problemas del Sistema Dominicano de Instrucción Pública pudiera hacerlo en los términos y tiempos definidos en la estrategia metodológica aplicada en dicho evento. Aunque las propuestas de solución a los problemas que nos afectan en materia de educación surgidas en ese evento fueron pocas, si tomáramos en cuenta el gran número de participantes y el interés mostrado por éstos, podríamos afirmar que la referida Fase finalizó de manera exitosa. Al fin y al cabo, logramos lo que queríamos: involucrar miles de personas en un proceso tan complejo e intricado como el de la reforma de un sistema de instrucción pública. Temas como el de la formación y capacitación de maestros; construcciones y equipamientos de aulas; adquisición de laboratorios; ampliación del calendario escolar; reforma curricular; empleo de tecnologías de punta en los procesos de enseñanza aprendizaje fueron los que más llamaron la atención de los participantes en la Fase de Consulta del Pacto.

La periodista Rosa Alcántara, de este periódico Hoy, ha venido publicando entrevistas con ex titulares de la cartera de Educación, recabando las opiniones de éstos sobre el proceso de reforma de nuestro Sistema de Instrucción Pública. Nos llamó mucho la atención los pareceres de los maestros Melanio Paredes y Ligia Amada Melo, por lo que nos vamos a referir a los de ambos, comenzando por los del primero.

Melanio Paredes afirmó con sobradas razones que las deficiencias y debilidades de nuestro Sistema de Instrucción Pública ya han sido diagnosticadas. En efecto, mediante el decreto no. 209 de fecha 31 de mayo de 1991, el presidente Joaquín Balaguer integró una Comisión Especial encargada de elaborar un informe sobre la situación de la educación, sus problemas y las propuestas de solución. Esa Comisión se hizo acompañar de una Comisión Técnica integrada por expertos en educación y por personas de muchas experiencias y conocimientos en la materia. Después de meses de labores de investigación y de consulta, ambas Comisiones elaboraron una propuesta conjunta que le fue presentada al presidente Balaguer bajo el título de un “Pacto con la Patria y el Futuro de la Educación Dominicana”. Pero, el mandatario reformista no les envió señal alguna de que su gobierno estuviese interesado en mejorar los servicios de educación. Dos años después, ante el asomo de una nueva crisis que amenazaba con interrumpir el año escolar 1993-94, expertos y técnicos de universidades, personalidades independientes, funcionarios de la Secretaría de Educación y dirigentes de la ADP concertaron un “Nuevo Pacto con la Patria y el Futuro de la Educación Dominicana” con una amplitud de miras mucho más amplia que el primero; con la visión, no sólo de plantear las alternativas de soluciones a la crisis, más que eso, con el objetivo de trascender la coyuntura plateada a corto, mediano y largo plazos. Entre los años 1997 y 2005 aquí se formularon múltiples y variadas propuestas (pactos) de solución a los problemas que afectaban al Sistema Dominicano de Instrucción Pública. Apreciado maestro, todos nosotros, incluyéndolo a usted por supuesto, sabemos bastante de los problemas que afectan al Sistema; pero, hace falta que demostremos que estamos en capacidad de resolverlos. El Pacto propuesto por el gobierno del presidente Danilo Medina nos ofrece una magnífica oportunidad de hacerlo.

El ex ministro Melanio Paredes considera que la calidad de nuestro Sistema de Instrucción Pública se elevaría hasta alcanzar los niveles deseados auspiciando el surgimiento de una nueva generación de maestros, y transformando la estructura del Ministerio de Educación que él califica como de monstruosa. No sabemos cómo esto último puede lograrse sin revolucionar el ordenamiento social en que vivimos. En cuanto al surgimiento de una nueva generación de maestros, en la próxima entrega confrontaremos nuestras propias ideas al respecto con las de esos dos destacados educadores.


COMENTARIOS