Los supuestos en el presupuesto 2014

Dos cuestionamientos se le hacen al presupuesto público por RD$605,070 millones del 2014, que aumenta 14% respecto a 2013 y la distribución sectorial. No lo dijo de esta manera pero estoy de acuerdo con el Gobierno, con la distribución es poco lo que puede hacerse, lo condiciona la deuda consolidada ascendente a US$35,186 millones a septiembre así como el empeoramiento de la crisis financiera eléctrica, para cubrir ambos sectores el presupuesto destina 53 pesos de cada 100 pesos de impuesto recaudado, herencia de la pasada administración.

En cuanto al monto depende del supuesto sobre el crecimiento de la economía, el Gobierno estima será 4.5% y 3.6% el FMI. ¿Quién tiene la razón? Posiblemente ninguno, los pronósticos se están cayendo, los organismos internacionales y bancos centrales no pegan una, se apoyan en supuestos que intentan adivinar el futuro y en la mentira de que el precio de bonos, acciones, tierras, apartamentos, siempre es el correcto.

Es que los organismos internacionales ni nadie han podido incorporar las variables financieras a los modelos macro-económicos, no obstante la cantidad de matemática simple y complicada que acostumbran los economistas. Para el 2013 y en abril el FMI pronosticó que latinoamericana crecería 3.4%, pero en su informe World Economic Outlook de octubre lo reduce a 2.7%, una diferencia considerable que se justificó con variados argumentos sin admitir lo central, que sus pronósticos se apoyan en supuestos que al final no se cumplen, principalmente los del mercado financiero.

El lector se estará preguntando, si no saben con certeza cuándo hay burbuja en el precio de los activos, en ¿qué se apoyan los bancos centrales cuando varían los intereses? La respuesta es corta, en adivinanza y el resto es buena suerte, por eso la incertidumbre de lo que finalmente sucederá acompañará la decisión, lo observamos con la Reserva Federal de los Estados Unidos, no sabe cuándo debe comenzar a reducir la cantidad de inorgánicos que emite cada mes por US$85 mil millones. Sus modelos macro-económicos le dicen que la economía avanza pero a paso de tortuga, que Europa salió de la recesión, pero que no se puede hacer fiesta, la alegría podría durar poco como en casa de pobre, lo mismo respecto al crecimiento que registra Japón después de dos décadas de estancamiento. Es decir, muchas cosas y nada concreto.

Lo recomendable para los dominicanos es asumir por ejemplo la cultura de Chile, el Banco Central somete sus pronósticos de crecimiento a la crítica de empresarios y economistas, en nuestro caso debería ser dos veces al año, para evitar que el presupuesto del 2014 pierda actualidad, como sucede con el de 2013 y el discurso oficial, que mantienen en 3% el crecimiento del 2013 a pesar de que los contradice el diario vivir y el informe del FMI, el cual dice que la economía no crecerá más de 2%. Porque la macroeconomía, que nació en los cuarenta del siglo XX como respuesta a la Gran Depresión, que estaba supuesta a impedir recesiones profundas como la iniciada en 2007 y que se mantiene con diferente intensidad, sencillamente ha fracasado, más rápido que tarde deberá someterse a una profunda revisión, porque ahora todo es diferente.


COMENTARIOS