Hoy Digital

Los terrenos del CEA

De vez en cuando, el Consejo Estatal del Azúcar (CEA) logra renegociar el precio vil a que fueron vendidos a particulares algunos terrenos de esa institución oficial. Esta vez la renegociación permitió recuperar unos RD$875 millones y 1,768,829 metros cuadrados en la urbanización Ciudad Ecológica, Santo Domingo Este, que fueron adjudicados en la operación de venta a razón de RD$60 el metro cuadrado y que esta vez el adquiriente aceptó pagar a razón de RD$220 el metro cuadrado.
Como en otros casos similares, el organismo estatal omite información relevante sobre la operación original de venta. ¿Cómo fue posible que terrenos valorados en RD$220 el metro cuadrado fueran vendidos a solo RD$60 el metro cuadrado? Parecería que la renegociación redimiría la falta ética que supone que las tierras fueran rebajadas tan sustancialmente. Para moralizar las operaciones en el Estado necesariamente hay que escudriñar en la naturaleza de operaciones inexplicables, por no decir que sospechosas.
Las operaciones en el Estado que impliquen manejo de recursos económicos y administración de bienes muebles e inmuebles están regidas por reglas que no pueden ser pasadas por alto de manera graciosa. Mucha tierra del CEA ha pasado a manos particulares en base a transacciones sin transparencia y nadie es culpado por ello.

Fuerte impulso  a las Mipymes

La liberación del pago de anticipo y la aprobación de una tasa única de ITBIS y Renta para las micro y pequeñas empresas (Mipymes), representará un gran alivio para este segmento empresarial que genera la mayor parte de las plazas de trabajo en este país. La medida, anunciada por el arquitecto Nelson Toca Simó, ministro de Industria, Comercio y Mipymes, está encadenada con otras de gran beneficio para este sector, como será la ley de Garantía Mobiliaria en estudio en el Congreso, y que ayudará a remover trabas que alejaban a las Mipymes del crédito en la banca privada.
Todo esto forma parte de una pregonada política de respaldo a los micro, pequeños y medianos emprendedores, que son la parte más numerosa del tejido empresarial del país. No hay dudas de que el emprendimiento comienza a tener el viento a su favor.