Hoy Digital

Los VIII Juegos Escolares Nacionales y el umbral de un nuevo modelo deportivo

Los VIII Juegos Deportivos Escolares Nacionales fueron inaugurados en una emotiva y vistosa ceremonia el pasado martes con más de 3,000 atletas juveniles, en el Pabellón de Balonmano del Parque del Este. En esta ocasión el evento tiene la particularidad de que se realiza en el umbral de la puesta en ejecución de un nuevo modelo deportivo en la República Dominicana, y mejora de la calidad de vida de nuestros estudiantes atletas. Como se ha podido comprobar, en materia deportiva una de las más altas manifestaciones del progreso de una nación se mide en relación con el desarrollo del deporte escolar. Tales son los ejemplos de los Estados Unidos, Alemania, China, Rusia, Inglaterra, Australia, Japón, Cuba, entre otros.
El convenio de colaboración sin precedentes entre el Ministerio de Educación y el Ministerio de Deportes y Recreación bajo la firma de sus respectivos titulares, Andrés Navarro García y Danilo Díaz Vizcaíno, sobresale por su buen nivel de actualización y la garantía de eficientes servicios para los usuarios en todo el territorio nacional.
Todo comenzó gracias a la iniciativa del incumbente de Deportes, quien desde que asumió el cargo lanzó la acertada propuesta de un Pacto Nacional por el Deporte a los diversos sectores, siendo hasta ahora el más trascendente el señalado en la presente entrega, gracias a la amplia visión y receptividad de su similar del MINERD.
Uno de los puntos más relevantes consiste en desarrollar los clubes deportivos escolares y aumentar el número de centros de iniciación deportiva escolar (CIDE), hasta alcanzar la meta de uno por cada regional educativa. El mantenimiento de las instalaciones será responsabilidad compartida entre ambos ministerios, mientras que el monitoreo estará bajo la responsabilidad de un equipo técnico mixto integrado por personal del INEFI y del MIDEREC.
También la creación de la figura del Monitor Deportivo, que tiene la responsabilidad, en coordinación con los profesores de educación física, del óptimo funcionamiento de los clubes deportivos escolares y de la oferta de cursos y talleres curriculares.
Muy loable es la decisión de presentación conjunta ante el Consejo Nacional de Educación de una propuesta para la creación de los Centros de Excelencia Deportiva, que funcionarán para la escolarización y desarrollo de talentos.
Los Juegos Escolares perdieron su ciclo de realización por un largo periodo. La primera edición se celebró en La Vega, en julio del 1937. Los II se llevaron a cabo en la capital (Santo Domingo) en 1968. Los III se montaron en Santo Domingo en 1976. Los IV volvieron a la Capital en el 2007, los V se escenificaron en San Juan de la Maguana en el 2012.
Con la instalación del gobierno de Danilo Medina, pasaron a ser un acontecimiento de carácter cíclico de actualidad. Los VI Juegos se realizaron en La Romana en el 2014, y dos años después, fueron celebrados con reconocido éxito los VII Juegos en la provincia Espaillat.
Los VIII Juegos Escolares estaban previstos para el 2018, pero fueron adelantados para el presente año 2017, en vista de que los XIV Juegos Deportivos Nacionales Hermanas Mirabal, fueron asignados mediante decreto presidencial para ser celebrados en marzo del próximo año.
Si bien el artículo 87 de la Ley General de Deportes dice que la Secretaría de Estado de Educación, con la colaboración de la Secretaría de Estado de Deportes y Recreación, debe realizar dichos juegos, en realidad la cartera de deportes ha tenido muy poca incidencia en los mismos.
En los actuales VIII Juegos Escolares se ha operado una mejor coordinación de trabajos entre ambos ministerios, pero debido al poco tiempo que hubo para preparar un proceso más efectivo de eliminatorias regionales y zonales, los mejores resultados tras el convenio firmado por ambos organismos en octubre de este año, se verificarán en las subsiguientes y futuras versiones cuando tendrán niveles competitivos muy superiores, pues el deporte doméstico estará listo para el gran salto cualitativo esperado, conforme a nuestro gran potencial.