Lucha agro

Evaristo Rubens.

Desde que un agricultor  agrícola o pecuario se levanta de la cama es luchando con sus siembras (plátano, yuca, batata, ñame, yautía, guineo, arroz, frutas, vegetales en invernaderos y a campo abierto, viveros,  etc.)  o con los animales (vacas, cerdos, ovejas, chivos, gallinas, conejos y otros) es luchando para mantenerlos en buen estado. Si la finca no tiene agua y no llueve, se dañan los cultivos; los animales sufren y algunos hasta pueden morir por falta de agua. Si llueve mucho y hay inundaciones, entonces puede acabarse todo.   Cuando el productor tiene oportunidad de sentarse a final del día y analizar lo que ha estado haciendo por años, generalmente con poco resultado positivo o ninguno, piensa dejarlo y venderlo todo, pero cuando  fríamente, decide volver atrás, a pesar de las quejas de la mujer y los hijos que casi nunca le gusta la finca. Para ese productor que se ha pasado la vida en esa actividad, es duro y difícil. Un día lo decide, vender la finca y se queda en la ciudad. La mujer y los hijos celebran la decisión, pero en algunos momentos añoran la finca que pasó a otras manos. El agricultor, con frecuencia, recuerda su finca y por momento quiere volver a ella. La mujer y los hijos lo consuelan   diciéndole que en la vida todo pasa y nada es para siempre. Amén, “Señor, en tus manos encomiendo mi espíritu”,  dijo Jesucristo cuando estaba en la cruz.

 

Energía Solar. El uso de la energía solar en la agricultura, sistemas de irrigación, cercas eléctricas y otros, está tomando auge aquí y en otros países, principalmente tropicales, por su importancia en la preservación del cambio climático  y el calentamiento global.  Pero para las pequeñas y medianas fincas del país, la instalación de paneles solares es cara todavía. Se reconoce que       sin fuentes prácticas y confiables de energía, los retos de incrementar la producción y ajustarse a los requerimientos de procesamiento para crear más valor agregado en productos básicos para los mercados y la comunidad. Las tecnologías de energía solar están evolucionando  y pueden ayudar en tareas especializadas en  granjas, sin la masiva inversión necesaria para centralizar “granjas solares”, control de ambiente en invernaderos y  deshidratadores de alimentos.


COMENTARIOS