Luis O. Brea Franco y su visión de Nietzsche

http://hoy.com.do/image/article/194/460x390/0/B6E6BE3C-5D6C-4880-AFE9-F70C3F64D05F.jpeg

El Dr. Luis O. Brea Franco es, sin lugar a dudas, uno de nuestros más agudos, profundos y mejor fomados pensadores, hombre dedicado por entero al quehacer intelectual, cuya obra es título de orgullo para este país en el que no abundan profesionales de su categoría.

Recientemente dio a la luz pública un sólido estudio intitulado AClaves para una lectura de [email protected], libro que merece ser comentado a fondo y que acaba de ganar el premio de ensayo de este año de la secretaría de estado de educación… Luis O. Brea Franco es doctor en Filosofía por la Universidad de Florencia (Italia). Tiene estudios especializados en economía y finanzas, y en Ciencias Políticas en la misma universidad. Es miembro e investigador de la Academia de Ciencias de la República Dominicana (acrd), de la que ha sido miembro del Consejo Directivo. Es miembro del Senado BConsejo DirectivoB de la International Association of Philosophers (iap).

Ha publicado los siguientes libros: AAntología del pensamiento helé[email protected], unphu (1982); ACompendio de legislación cultural de la República [email protected], pnud unesco, 1999 (con Arturo Victoriano); APreludios a la [email protected] Ensayos filosóficos, acrd, 2001; AClaves para una lectura de [email protected], acrd, 2003…

– )Qué te impulsó a escribir el sólido estudio metodológico sobre Federico Nietzsche que con el auspicio de la Academia de Ciencias publicaras recientemente?

En las Consideraciones Preliminares al libro a que te refieres, señalaba cuatro razones que me impulsaron a realizar la investigación. La primera ha sido una relación de [email protected] con el pensamiento de Nietzsche desde que tengo autoconciencia; ya en mi adolescencia leí, sin comprender plenamente, el Zaratustra. Desde entonces data mi interés sobre este pensador tan fuera de lo común, tan [email protected]; un interés que aún persiste. Otra razón se originó en las circunstancias en que hube de vivir cuando viajé a estudiar en Italia, en los años sesenta. Entonces, en Europa y Estados Unidos, había comenzado un renacimiento de los estudios nietzscheanos debido a múltiples factores: Se había descubierto que la hermana del filósofo Bdepositaria de la obra después de la locura del pensador falsificó documentos y escritos para presentarlo acorde a su particular interpretación. Apareció, también, por esos años la interpretación de Nietzsche por Martín Heidegger. Movidos por tales circunstancias, dos investigadores italianos, ligados a la facultad de Filosofía de Florencia Bdonde, entonces, estudiaba se trasladaron a Alemania para releer y analizar los manuscritos de Nietzsche a fin de publicar una nueva edición de la obra en alemán, y una rigurosa traducción italiana de la misma. Esta edición comenzó a publicarse en el 1964, proceso que aún continúa se han publicado más de treinta volúmenes. Con esta nueva documentación se han podido vislumbrar facetas y perspectivas novedosas: Nietzsche se planteaba ya, en el siglo XIX, los que constituirían como los grandes problemas de la cultura occidental en el siglo XX. Nietzsche preludia la gran crisis de los valores fundamentales que hoy vivimos; es el pensador que intenta pensar a fondo el fenómeno del [email protected], esto es, el fenómeno de la caducidad de los valores históricos. Por una tercera razón, igualmente, me he centrado en Nietzsche, para intentar comprender qué acontece en nuestro tiempo y cómo sería posible buscar una salida a la crisis que hoy nos atenaza. Finalmente,he podido dedicarme a meditar sobre la obra de Nietzsche, porque la Academia de Ciencias, presidida por el Dr. Mario Bonetti, decidió apoyar y financiar la investigación. En un medio intelectual tan desvalido en cuanto a apoyo financiero a la investigación como es el nuestro, este respaldo ha sido decisivo.

– )Cuál es la importancia de Nietzsche en tanto que pensador para el hombre del siglo XXI? )Sigue teniendo su filosofía vigencia?

Resulta sumamente difícil y aventurado responder a tu inquietud en tan breve espacio. Resaltar este aspecto me tomó muchas páginas en mi investigación, vamos a ver como lo podría resumir. Nietzsche descubre que el sentido oculto del optimismo de la época moderna, de la época del progreso, condensa en una expresión: ADios ha [email protected] El filósofo no provoca este acontecimiento, no es el origen del fenómeno, simplemente lo constata. Con tal expresión intenta señalar que los valores supremos que dominaban sobre la historia y la cultura occidental se ha desvalorizado, han perdido su valor de principios supremos de la existencia. Se continúa [email protected] sobre ellos, se siguen cumpliendo los ritos y liturgias que comportan tales valores pero ya no se los vive, no se los [email protected] como los valores fundamentales. La humanidad moderna ha extraviado rumbo, vaga sin un sentido directivo que la dirija, que le otorgue cohesión, perspectiva histórica. Empero, también, acontece que esta humanidad es dueña de un conocimiento y de un poderío tecnológico único. Dominamos energías que pueden transformar el planeta en un infierno, incluso destruirlo; cada día se perfeccionan y afinan más tales instrumentos, empero, cada día, igualmente, estamos más desconcertados en torno a lo que significa nuestro ser. El sentido de la existencia se ha esfumado. Existimos a oscuras. Progresamos en cuanto a disponibilidad de instrumental técnico y en cuanto a capacidad destructiva, pero, al mismo tiempo, percibimos que nos aplasta un mundo sin valores, sin tradiciones, sin jerarquías, sin dioses. La cultura occidental, hoy, mediante la tecnificación del mundo domina en todas partes en el planeta, mientras desaparece, en todo lugar y tiempo, la posibilidad de indicar a algún sentido hegemónico, que pudiera ser asumido como intrínseco al mundo, o como finalidad objetiva de la humanidad. Sobre la humanidad moderna espacia la difusa sombra de la nada. Nietzsche, revela la grave crisis que domina los fundamentos históricos y culturales de Occidente. El funamento del mundo, desde los tiempos de Platón y Aristóteles, había sido interpretado como lo divino. La época moderna ha expulsado de sí lo sagrado e intenta sustituirlo con la instauración del poder del hombre tecnificado sobre el mundo y sobre la humanidad. Sin embargo, el ser humano y sus creaciones se han revelado como terreno frágil, movedizo. La vida humana viene a revelarse sin bases donde asentarse, radicalmente desorientada, sin destino, sin meta alguna; sin poder señalar a valores que pudieran ser interpretados como dotados de algún sentido objetivo. La consecuencia es: nada se sostiene; todo es posible. El transcurrir del siglo XX, muestra el horror que tales consecuencias traen al mundo. Volver a Nietzsche significaría la posibilidad de repensar, desde la perspectiva de nuestro tiempo, toda esta problemática con miras a buscar una salida, a plantearnos de raíz el problema de nuestro ser.

– )Qué dificultades debe vencer el lector que desea adentrarse en el pensamiento de Nietzsche?

Muchísimas, debido a múltiples circunstancias. Gran parte de la obra de Nietzsche ha permanecido inédita por más de un siglo. Esta circunstancia complica su estudio. Además, esta obra sumergida necesitaba de una ordenación cronológica, para intentar imponer criterios en torno a su genealogía, a fin de intentar superar su estado fragmentario. El Nietzsche de los últimos años de lucidez, consideraba que aún le faltaba escribir la gran obra que sintetizara su visión. Cuando estaba concentrado en esta tarea, fue afectado por un estado de locura repentina Bhoy, postulamos producida por un tumor cerebral. Por ello, el estudioso de su pensamiento debería intentar, desde la propia capacidad de pensar, reconstruir un posible camino que permitiera organizar en algún sentido coherente este pensamiento fragmentado. Pensar a Nietzsche es intentar armar un rompecabezas del cual no tenemos plano alguno; sería intentar meditar la coherencia de su pensamiento desde su problemática que resta vigente para nosotros.

– Además de profundo filósofo, Nietzsche era músico, amante de las artes y uno de los más vigorosos escritores de todos los tiempos. )En qué medida esa faceta estética de Nietzsche Bsiempre presente ha contribuido a obscurecer o a reforzar su poco sistemática reflexión?

Nietzsche compuso música para llenar su propia necesidad de expresión espiritual. Tenía, es cierto, una gran comprensión de la música; empero, también, habría que resaltar que algunos de los juicios estéticos formulados respecto a grandes compositores de su tiempo, fueron errados. Igualmente, por la severa miopía que padecía no pudo desarrollar una sensibilidad hacia la plástica. A mí me luce que uno de los grandes aportes de Nietzsche ha sido haber trasladado al campo de la historia la idea que toda obra humana es, fundamentalmente, creativa. Nietzsche estima que crear es legislar, establecer nuevos valores, determinar nuevas jerarquías, definir nuevos metros y medidas. Por ello, postula que el pensador debe actuar libremente al postular un orden de pensamiento, una visión del mundo. Nietzsche considera que al pensamiento que intenta captar la verdad de una época no se le debe imponer límites, barreras; no hay límites lógicos ni racionales, lo importante es mantener despierta la instancia crítica. El papel del pensador consiste en permanecer despierto, nunca debe detenerse en un planteamiento alcanzado, nunca debe cantar victoria. La inercia es la negación del filósofo. Un pensador llega hasta donde alcanza su capacidad de desvelar lo que acontece como mundo. Su poder está en la palabra, en el poderío clarificador y delimitador de su palabra, su poder se mide según su capacidad de arrebatar posibilidades a la nada y al silencio cósmico. En este sentido, Nietzsche es un pensador sumamente poderoso.

– Aparte de Nietzsche, )qué otros filósofos modernos consideras de imprescindible lectura en los tiempos que corren? )Por qué?

Concibo la filosofía como historia. Es decir, como el proceso de construcción y afinamiento de un lenguaje altamente depurado y sutil para analizar, con la mayor propiedad, los más intrincados matices del problema eje de la tradición de pensamiento occidental: el problema en torno a qué es lo que es. En la filosofía se cuestiona sobre el sentido de lo que es, y el sentido de ser. Estimo que todos los pensadores se han propuesto el mismo problema, sus diferencias estriban en el enfoque; en que responden a necesidades históricas diferentes; y, en el grado de definición del instrumento que utilizan, la palabra, para desplegar la interrogación fundamental.

– En lo atinente a serios estudios en el ámbito de la filosofía y las humanidades en general , )qué cabe esperar para el futuro próximo del pensador Luis O. Brea Franco?

En la actualidad estoy dedicado a la elaboración de la segunda etapa de mi investigación, centrada, aún, sobre Nietzsche. De hecho, la obra que comentamos fundamenta su enfoque en el problema de cómo se debe leer a Nietzsche; esto es, intenta definir cuáles serían los parámetros adecuados para elaborar una interpretación. A partir de la toma de conciencia de tal resultado debo ahora medir la validez del método, avanzando una interpretación del pensamiento de Nietzsche respecto al marco de problemas que nos interesan como contemporáneos y dominicanos: )Cómo me puede ayudar el pensamiento de Nietzsche a comprender y a transformar mi realidad histórica concreta? Este es el nuevo problema. Para enfocarlo, analizo el pensamiento del último Nietzsche, el posterior al Zaratustra. Me interesa descubrir cinco asuntos fundamentales: Su teoría de la verdad, cómo articula su crítica a la subjetividad, desmontar, pieza a pieza, su teoría del nihilismo, esclarecer las bases de la voluntad de poderío, y, finalmente, determinar los fundamentos de su teoría de la temporalidad y de la historia. A partir de ahí, tendrían que venir, conclusiones, quizás, propuestas.