Luisito Pie: “Mi familia es mi mayor motivación”

Dominican Republic's Luisito Pie poses with his bronze medal  on the podium after the men's taekwondo event in the -58kg category as part of the Rio 2016 Olympic Games, on August 17, 2016, at the Carioca Arena 3, in Rio de Janeiro. / AFP / Kirill KUDRYAVTSEV
Dominican Republic's Luisito Pie poses with his bronze medal on the podium after the men's taekwondo event in the -58kg category as part of the Rio 2016 Olympic Games, on August 17, 2016, at the Carioca Arena 3, in Rio de Janeiro. / AFP / Kirill KUDRYAVTSEV

Artículo Siguiente

Luisito Pie, único atleta dominicano en conquistar una medalla durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil 2016, afirmó que su familia es su gran inspiración y el motor que le mueve a levantarse a diario a las 5:00 de la mañana a entrenar y prepararse para ganar otras competencias pero, sobre todo, a actuar de manera correcta, para ser ejemplo de esfuerzo, perseverancia y dedicación.
Al participar en La Esquina Joven de HOY, al deportista de 22 años, oriundo de Bayaguana, Monte Plata, se le iluminan los ojos cuando recuerda la hazaña de haber ganado medalla de bronce en taekwondo, en la categoría 58 kilos, lo que lo convirtió en una de las principales figuras deportivas del país.
Pese a la popularidad alcanzada, mantiene los pies sobre la tierra. “Estoy cursando la carrera de licenciatura en Educación Física, para cuando llegue el momento de retirarme tener un oficio digno del cual vivir”, expresó. “No es mi arte pedir, por eso quiero prepararme para cuando tenga que dejar el deporte”, recalcó.
Luisito es el mayor de cinco hermanos. Aunque sus progenitores están separados, dice que mantiene comunicación constante con su padre. Se crió con su padrastro de quien expresa siempre le brindó mucho afecto. Lamenta que algunos de sus compañeros de infancia se han dejado arrastrar por las drogas y la delincuencia.
Manifestó que pese a las limitaciones económicas, siempre tuvo como norte desempeñar algún oficio decente.
Recuerda que en una ocasión fue con un primo a buscar empleo a un car wash y que solo había una vacante.
“Aunque mi primo estaba mejor que yo económicamente porque su madre recibía un salario, me convenció de que le cediera el espacio y que siguiera buscando por otro lado, a lo que accedí. Fue a partir de ese momento que decidí incursionar en el deporte”, narró.
Expresó que primero practicó atletismo, pero que luego se inclinó por el taekwondo. En ese entonces, admiraba a Félix Sánchez y quería ser como él.
Ni para comida. De conversación amena y sonrisa sincera, Pie recordó que en principio no podía comprar ni vitaminas, mucho menos unos tennis para practicar. “Es que ni siquiera había para el pasaje”, dice entre risas. El atleta es cabo de la Armada (Marina). Espera que por su desempeño poniendo en alto el nombre de la República Dominicana pueda ser ascendido a sargento mayor.
“Sueño con obtener otras medallas, si es de oro, mucho mejor”, afirma. La próxima competencia internacional en agenda será del 8 a 10 de diciembre.

“Uno se siente feliz cuando la gente te aborda para pedirte una foto, eso te indica que vale la pena”, comentó.
Jornada diaria. Pie reside con su hermano de 21 años que también es atleta en un apartamento que le donó el Gobierno en Ciudad Juan Bosch. Aunque le gustaría que su madre viniera a vivir con ellos, está resignado a que por lo pronto no será así. “Para mi madre es difícil venir a vivir en la capital, está acostumbrada a su entorno allá en Bayaguana. Allí no le falta nada”, aseveró.
Explicó que además de su jornada de ejercicios, en el transcurso del día va a la universidad, a la Marina, entre otras rutinas.
Luisito ganó medalla de plata el año pasado en los Juegos Panamericanos de Toronto. También logró el bronce en los Juegos Centroamericanos de Veracruz, México en 2014. Dijo que tiene casi seis años practicando taekwondo.

El joven fue reconocido la semana pasada durante la celebración de los Premios Esquina Joven 2016, renglón Deportes.

En el conversatorio, recordó que desde 2013 vivía en la Villa Olímpica y que los fines de semana se traslada a su comunidad para compartir con su progenitora y demás familiares. En términos sentimentales se siente estable, ya que tiene una relación de noviazgo con la joven Ana Yudi Sánchez, estudiante de arquitectura de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).
Poco apoyo. En cuanto al apoyo del Estado a los atletas criollos, entiende que es limitado y que si fuera mayor, se podrían obtener más medallas. “En mi caso de la nada pude lograr llegar a donde estoy”, expresó.

Dijo que sostuvieron un encuentro con el ministro de Deportes, Danilo Díaz y que prometió hacer reajustes, incluso mejorar los alimentos.

Expresó le gusta leer, sobre todo, textos de superación personal.

Sobre sus orígenes, contó que no le afecta que digan que es haitiano y entiende que eso es producto de la ignorancia, tras señalar que lo importante a resaltar en ese momento es que representaba a la República Dominicana.
“Yo me siento 100 por ciento dominicano, estoy orgulloso de mis raíces, de mi nación”, afirmó.


COMENTARIOS