Lula “sereno”, pese a estar cerca de la cárcel

SAO PAULO. El expresidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva asumió con serenidad la decisión de la corte suprema que lo acercó a la cárcel por corrupción y agitó el tablero político a seis meses de las elecciones de octubre, en las cuales el líder de la izquierda es favorito.

“El presidente está bien, sereno, con la consciencia tranquila de los inocentes”, aseguró este jueves Gleisi Hoffmann, la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), desde el Instituto Lula, donde el exmandatario (2003-2010) se reunió a puerta cerrada con dirigentes de su partido y abogados.

El exlíder sindical de 72 años, cuya figura divide profundamente a Brasil entre quienes lo ven como el héroe de los pobres o el jefe del megaesquema corrupto que azota al país, aún no ha reaccionado al fallo emitido de madrugada por el Supremo Tribunal Federal (STF).

Pero se espera que lo haga el viernes en un acto multitudinario convocado por el PT en Sao Bernardo do Campo, un municipio del cinturón industrial de Sao Paulo donde este nordestino criado en una familia humilde creció como obrero metalúrgico.

Lula podría ser detenido a partir de la próxima semana, una vez que agote sus últimos recursos legales formales, para purgar su condena a 12 años y un mes de cárcel por haber recibido un apartamento de lujo de una constructora involucrada en el escándalo de Petrobras,

Esta sería “una prisión política que vulnera la presunción de inocencia” y que, de concretarse, mostraría a Brasil como una “republiqueta bananera”, afirmó Hoffmann.

Implicado en otros seis procesos judiciales, el exmandatario niega todas las acusaciones y las considera parte de un complot de las élites para que no pueda volver al poder después de haber dejado el cargo en 2010 como el presidente más popular de la historia reciente de Brasil.   El PT ha cerrado filas con su líder asegurando que defenderá “hasta las últimas consecuencias” su candidatura.


COMENTARIOS