Maduro liga líder opositor a ataque

In this photo provided by the Miraflores Presidential Palace, President Nicolas Maduro speaks during a event marking the 81st anniversary of the National Guard, in Caracas, Venezuela, Saturday, August 4, 2019. Venezuela's government says several explosions heard at a military event were an attempted attack on President Maduro. Information Minister Jorge Rodriguez said in a live broadcast that several drone-like devices with explosives detonated near the president. He said Maduro is safe and unharmed but that seven people were injured. (Miraflores Presidential Palace via AP)
In this photo provided by the Miraflores Presidential Palace, President Nicolas Maduro speaks during a event marking the 81st anniversary of the National Guard, in Caracas, Venezuela, Saturday, August 4, 2019. Venezuela's government says several explosions heard at a military event were an attempted attack on President Maduro. Information Minister Jorge Rodriguez said in a live broadcast that several drone-like devices with explosives detonated near the president. He said Maduro is safe and unharmed but that seven people were injured. (Miraflores Presidential Palace via AP)

El presidente Nicolás Maduro acusó el martes al destacado líder opositor Julio Borges de estar vinculado al intento fallido de asesinarlo con drones cargados de explosivos, al tiempo que pidió ayuda a Estados Unidos y Colombia para detener a los presuntos cómplices y responsables.
En una alocución transmitida en cadena de radio y televisión, Maduro giró instrucciones al canciller y otros altos funcionarios para que le presenten detalladamente al gobierno del presidente Donald Trump y al del nuevo mandatario colombiano Iván Duque todas las pruebas que “nos conducen a cómplices y responsables directos que viven” en esos dos países.
“En varias declaraciones está señalado Julio Borges, quien vive en una mansión en Bogotá amparado por el gobierno saliente de Colombia”, aseveró el gobernante. Maduro resaltó que para ejecutar el atentado del 4 de agosto fueron contratadas 11 personas, algunas de las cuales habían participado en las sangrientas protestas antigubernamentales del 2017 y otras en el asalto cometido al fuerte militar Paramacay, uno de los principales del país, donde fallecieron dos personas y tres militares resultaron heridos en una operación para sustraer armas el 6 de agosto de ese año. Las autoridades venezolanas anunciaron el arresto de seis personas que enfrentan cargos de traición, magnicidio frustrado y terrorismo.
A los involucrados se les prometió un pago de “50 millones de dólares y estadía en EU”, denunció el mandatario, quien difundió varios videos con el testimonio de dos supuestos cabecillas detenidos, uno de ellos identificado como el mayor de primera retirado Juan Carlos Monasterios, quien mencionó a los diputados opositores Borges y Juan Requesens como supuestos involucrados en el ataque.