Manny Pérez Cuando la pasión se transforma en VENENO

Entrevista al actor Manny Pérez, y al  cineasta Tabaré Blanchard, quienes protagonizan y dirigen respetivamente la película “Veneno”, basada en la vida del luchador dominicano Jack Veneno. Hoy/ Jorge González
Entrevista al actor Manny Pérez, y al cineasta Tabaré Blanchard, quienes protagonizan y dirigen respetivamente la película “Veneno”, basada en la vida del luchador dominicano Jack Veneno. Hoy/ Jorge González

Es una tarde de un sábado cualquiera. Los años 70 están por terminar y en Baitoa el conuco descansa. La familia Pérez Bautista está reunida frente a un viejo televisor, mientras el humo comienza a bailar. Doña Leticia nunca abandona su pipa. Tampoco su escoba, como si quisiera barrer fantasmas o tener a mano su mejor arma. Junto a ella su hijo, su nuera y los catorce nietos con los que vive en una casa azul, de madera y zinc.

Entonces todos los caminos conducían al parque Eugenio María de Hostos y la emoción se anidaba en el pequeño Manny, que veía la lucha libre como si estuviera allí, y rogaba porque la luz no se fuera hasta ver la pelea de su ídolo: Jack Veneno.
Hoy, casi cuarenta años después, el actor Manny Pérez ha dejado de serlo por momentos. De repente cierra los puños, agudiza la mirada y una energía vibrante se apodera de él. Es Veneno, puro Veneno, que se mete en su piel. Aquella con la que le dio vida a Jack en “Veneno. Primera caída: el relámpago de Jack”.
“Yo nací para hacer el papel de Jack Veneno”, dice al tiempo que asegura que este es el papel más importante de su carrera: ha sido su mayor reto porque ha tenido que desdoblarse para ser el “El campeón de la bolita del mundo”, respetando su forma de hablar, de caminar, de mirar, de pararse… tuvo que “envenenarse” por completo e, incluso, engordar 20 libras.
Lograrlo implicó que pasara horas viendo los vídeos de Jack Veneno para estudiarlo “porque él es muy diferente a lo que es Manny Pérez, el chabacán de Baitoa, al que algunas veces se le salen las i y esas cositas, y Jack Veneno es un intelectual, que sabe expresarse, que piensa antes de hablar”.
Manny también se juntó con Jack en un par de ocasiones. “Tú eres el que controlas el ring”, le dijo Jack cuando él le preguntó por su forma peculiar de pararse.
El inicio. La historia de esta película, que se estrena este jueves, se remonta a siete años y medio atrás, cuando el productor ejecutivo Ricardo Bardellino decide entrevistar a Jack Veneno para escribir un libro. Al año de estar entrevistándolo, sin embargo, se dio cuenta de que era mucho mejor hacer una película.
Desconocedor del mundo cinematográfico, Ricardo se adentró en la industria durante un año y después contacta a Manny Pérez, quien inmediatamente estuvo interesado en el proyecto; y a Tabaré Blanchard, quien sería el director del filme.
Completar la película y tenerla lista costó cinco años más. ¿Por qué? “Creo que nada grande se consigue sin dos cosas: tiempo y esfuerzo; si tú lo hiciste en un día es mentira que es algo increíblemente grande”, dice Ricardo.
Otro factor que le tomó tiempo fue salir a buscar, solo y sin experiencia, los RD$115 millones que costó el rodaje. La suerte, reconoce Ricardo, es que tenía tras de sí a ese monstruo que es Jack Veneno, a un actor súper respetado como Manny y a un director que es una promesa.
En la película, explica Ricardo, los espectadores verán al Jack Veneno de sus inicios: de niño, adolescente y adulto hasta convertirse en la figura que está en el recuerdo de todo el mundo: “el Jack Veneno fuerte, ágil, con barba, con su leotardo… controlando el ring, amo y señor del cuadrilátero”.
Las luchas, por demás, son reales y fueron hechas por profesionales. “Nosotros fuimos a una reunión con el Consejo Mundial de Lucha Libre y trajimos tres luchadores élites, que no podemos decir los nombres, para que nos ayudaran con la coreografía, con el diseño de las luchas”, explica Ricardo.
Esto implicó que Manny durara tres meses levantándose a las cinco de la madrugada para entrenar y poder subirse en el ring. “Para mi cuerpo fue duro”, confiesa.
Tras Veneno. El 2018, por el momento, no será tan movido para Manny. Además de trabajar en Big Dogs, una serie estadounidense, solo tiene en carpeta la posibilidad de filmar la segunda parte de La Soga, que presentará la vida del famoso sicario en Estados Unidos.
Tras afirmar que está abierto a cualquier propuesta, Manny recuerda que ha hecho siete películas en el país desde el año 2010, cuando grabó La Soga. Trabajar en el país significa mucho para él porque le permite hacer papeles protagónicos en su idioma natal.
“En Estados Unidos sí, yo hago papeles pero siempre son el amigo, el primo, el hermano, pero nunca el prota en las películas de Hollywood”, sostiene, y agrega que su aspecto tan marcadamente latino le ha ayudado mucho porque lo eligen más fácilmente para ese tipo de personajes.
Respecto a lo que le falta por hacer, Manny sostiene que sería genial poder trabajar en una película de vaqueros. Quizás eso no llegue nunca. Pero a él tampoco le importaría: lo que le gustan son las buenas historias, los buenos personajes que le reten como actor.
Gracias a ello, dentro de una semana veremos a Manny Pérez lleno de destreza, agilidad y coraje, dando saltos mortales y tirando hombres por los aires.


COMENTARIOS