MANUEL MARGOT quiere ser una superestrella

10_03_2018 HOY_SABADO_100318_ Deportes1 B

AJ Cassavell
MLB.com
PEORIA, Arizona
Por casi cualquier medida, la temporada de novato de Manuel Margot fue un éxito. El dominicano comenzó el año como el mejor prospecto de los Padres y rápidamente se estableció como su jardinero central del futuro.
Pero Margot no se conformará con duplicar una campaña del 2017 en la que terminó en el sexto lugar en las votaciones para el premio al Novato del Año de la Liga Nacional. Sus metas son más grandes. Simple y llanamente, quiere ser una “superestrella”.

Dada su manera modesta de expresarse, no hay ni una gota de arrogancia cuando Margot afirma que quiere ser uno de los mejores jugadores de Grandes Ligas.

“Tienes que hacer el trabajo e ir paso a paso”, dijo Margot, de 23 años. “Pero, en el camino, tienes que creer en ti mismo como jugador completo. Nadie me va a quitar de la mente que quiero ser una superestrella”.

Desde el punto de vista de los Padres, no hay motivo por el cual Margot no pueda alcanzar ese objetivo. El quisqueyano llegó a Grandes Ligas con cuatro herramientas impresionantes y luego agregó poder a su juego, conectando 13 cuadrangulares en el 2017.

Margot se robó 17 bases y tiene la velocidad necesaria para duplicar ese total. También bateó .263, a la vez que se lució a la defensa. En agosto, incluso dijo públicamente que aspiraba a ganar un Guante de Oro algún día.

“Uno quiere que un muchacho aspire a ser bueno en todos los aspectos del juego”, expresó el capataz de los Padres, Andy Green. “Siempre estamos buscando a jugadores que sean capaces de cambiar el juego con el guante, con el bate o en las bases. Eso vemos en Manny”.

Varios jugadores jóvenes como Margot, Austin Hedges y Hunter Renfroe ya tienen puestos en San Diego. El dominicano Fernando Tatis Jr. y el mexicano Luis Urías, dos de los prospectos más cotizados del equipo, pronto podrían dar el salto a Grandes Ligas.

No hay duda de que hay talento en ese grupo. Pero los Padres probablemente no prosperen hasta que algunos de esos jugadores den pasos hacia el estrellato.

Margot es un candidato obvio, aunque todavía no es un producto completo.
Por ejemplo, no se embasó lo suficiente el año pasado para un jugador con su velocidad.

“Si este muchacho se empieza a embasar, va a ser dinámico”, dijo Green.

Margot también tiene espacio para mejorar en el jardín central. Sus saltos iniciales fueron muy buenos y su velocidad innegable.
Pero tuvo dificultades cerca del muro y a veces pensó de más en cuanto a su mecánica se refiere. Los Padres le han pedido que se deje llevar por su habilidad atlética.

En general, los Padres quedaron sumamente impresionados con la primera estancia de Margot en Grandes Ligas.
Mientras algunos jugadores jóvenes se sienten abrumados en la Gran Carpa, Margot la acogió.
El oriundo de San Cristóbal se voló la cerca dos veces en el primer juego de los Padres en casa el año pasado, convirtiéndose en el primer novato del club que logra dicha hazaña.
Y nunca cayó en un bache, ya que no llegó a estar más de tres juegos consecutivos sin batear de hit.

“Su mayor ventaja es su espíritu competitivo”, dijo Green.
“No cede aunque su swing no se sienta bien, aunque tenga la sensación de que algo está mal. Lucha en cada turno al bate y pone la bola en juego. Con su velocidad, siempre tiene una oportunidad”.

Esta primavera ha sido diferente para Margot, quien el año pasado competía por un puesto. Ahora es un ejemplo a seguir para una finca de los Padres que es considerada la mejor de Grandes Ligas por MLB Pipeline.

“Estoy entusiasmado [por el talento joven]”, dijo Margot. “Tienes que poner un buen ejemplo para los otros jugadores y tienes que ser buena representación de lo que queremos llegar a ser. Tienes que proyectar una buena imagen de un ligamayorista”.

¿Y sus propias aspiraciones para el 2018?

“Quiero que todo lo que haga sea mejor que lo hecho el año pasado”, dijo el joven Margot.