MARIACA SEMPRÚN
El arte es algo por lo que yo respiro

Belleza, juventud, talento y mucho carisma, se conjugan en Mariaca Semprún, una artista venezolana que se maneja profesionalmente en las tablas, teatro, cine y telenovelas, y al mismo tiempo, hace vibrar de emoción a multitudes con su fascinante voz que recorre el campo de lo lírico y lo popular con absoluta naturalidad. Conozca su  intensa historia de vida, donde la entrega y la pasión por lo que hace, la han coronado con el éxito.

El arte vive en el corazón de los seres humanos. Desde pequeños existe alguna relación inspiradora con la pintura, la música, la literatura, teatro, danza, o alguna sencilla escultura en masilla, hecha por las manos de un niño. Es posible alejarse por un tiempo del arte, pero el corazón pide regresar.

Por otro lado, hay personas que dedican su vida al arte, enriqueciendo la historia de la cultura, sumando nuevos temas, trazando nuevas líneas. Tal es el caso de Mariaca Samprún, una cantante lírica y actriz venezolana que a pesar de saber los inconvenientes de dedicarse al arte en la situación que vive actualmente su país, siente la necesidad y el apego hacia el acto creativo.

Mariaca estuvo de visita en Santo Domingo para dar promoción al Fashion Art Show de MasterCard, donde la veremos cantar en una plataforma donde talentos nacionales e internacionales se unirán para mostrar una actividad excepcional, a realizarse a partir del 29 de Julio en la terminal San Souci, lo que dará inicio a “Un mundo de experiencias y ofertas” para los tarjetahabientes MasterCard Black y Platinum MasterCard.

En su apretada agenda, pudo concedernos unas horas para conversar sobre sus metas, aspiraciones y logros.

Sobre su vida

María Carolina Semprún nació en Caracas, Venezuela, el 18 de agosto de 1980. Sus padres son Renny  Semprún y Cleydes Arrivillaga, quienes viven en Costa Rica. Tiene tres hermanas: Cleydes, Eileen y Alejandra, su gemela. Estudió en el colegio Emil Friedman, una institución educativa que integra la música en la educación, bajo el lema “No hay educación sin cultura musical”. Mariaca es una de las artistas más versátiles de su generación y a pesar de su juventud, ha cosechado bastante experiencia en el mundo de la música y de la actuación, logrando, en muchos casos, unir ambos talentos para conformar un muy singular perfi l profesional.

Su más reciente logro ha sido su participa como actriz-cantante en la telenovela de Leonardo Padrón, “La Vida Entera”.

Ha sido cantante invitada de músicos de la talla de Frank Quintero, Hugo Fuguet, César Muñoz, Maria Teresa Chacín, Roque Valero, Ofelia del Rosal, Luz Marina y Rafael Brito, en conciertos y producciones discográfi cas. Debutó como cantante invitada en el recital “Tutto Verdi”, en CorpBanca, junto a CayitoAponte y Violeta Alemán y fue parte del elenco de “La Viuda Alegre”, en el TTC.

Participó en la composición y producción original de la música de “La Bella Durmiente y El Príncipe Valiente, de Viviana Gibelli”, fue la dirección vocal de Jesucristo Superestrella y tuvo a su cargo la conmovedora escena en una estación de tren en el Aula Magna, de un “Violinista Sobre El Tejado”.

Realizó la voz femenina del pop electrónico de las agrupaciones venezolanas Sur Carabela y Famasloop y ejecutó un ensamble vocal en “Fusion IV”. Y ya en el canto lírico, fue el vibrato delicado de “Una Flauta Mágica de Mozart” y finalista en concursos internacionales de canto lírico. También, tuvo una impactante improvisación en un “Summertime en tiempos de blues” y fue invitada especial del Concierto de Gala en el Centro de Arte del Hatill.

En otro contexto, fue voz y modelo de un Fashion Week en el Design District de Miami y ha desarrollado una exitosa carrera como actriz, que incluye el protagonismo del largometraje “La Pura Mentira”, de Carlos Malavé. Además, interpretó a una chica traviesa en una obra infantil llamada “La Caja Mágica” con la Cía Lily A. Sierra, donde recorrió los teatros de Caracas y por la cual fue nominada al premio TIN como mejor Actriz de Reparto.

También participó en la trágica encrucijada de una monjita ingenua representada en “La Duda”, junto a Elba  Escobar, y por la cual sería galardonada como Mejor Actriz de Reparto, según la publicación A.L.I.A.R.T.S., realizó el rol protagónico de “La Novicia Rebelde” y participó en la obra “Maybe this Time”. Además, participó en la percusión corporal de “Primates” .

Su intensa carrera incluye apariciones en el cortometraje “Adán y Eva” y en la telenovela “Gato Tuerto”.

Su pareja es el escritor Leonardo Padrón, y ella misma confiesa que se siente muy contenta. Ellos tienen mucho tiempo conociéndose como seres humanos y como pareja y llevan un par de meses en la relación.

¿Desde pequeña soñaba con ser actriz y cantante?

Sí, desde que tengo uso de razón. Estudié música desde pequeña, pero fue casualmente, porque en el colegio donde estudié, la música es parte del pensum o programa, y era una materia indispensable. Me encantaba, pero todo empezó por casualidad.

¿Puede contarnos una anécdota del colegio relacionada con la música?

Yo estaba muy pequeña y decidí entrar en el coro del colegio. Digamos que yo todavía no tenía mucha conciencia de lo que era e iba a ser. Entonces, en cierta ocasión hicieron unas pruebas en el coro de manera individual y me puse muy nerviosa. Resulta que quede fuera del grupo que iba para un concierto, porque no califiqué. Eso fue decisivo para yo dedicarme a practicar y tomarme el canto de una manera muchísimo más seria. Y eso fue teniendo 11 o 12 años. A partir de ese momento, cambió mi concepto con respecto al canto.

¿Tocas algún instrumento musical?

Toqué el violín en el colegio varios años. Luego la viola y luego estuve mucho rato en percusión. Me gusta mucho la percusión, pero ya actualmente no lo hago. Cuando compongo evidentemente uso un teclado, y más o menos manejó los acordes, pero no es que toco.

¿Qué metas te propones en la vida?

Siempre mi meta ha sido muy sencilla, vivir de lo que hago, lo que me gusta realmente, porque es una carrera muy fluctuante, muy inestable. Mi mayor reto es poder seguir haciendo las cosas que estoy haciendo y que de esa manera pueda tener una calidad de vida aceptable. Evidentemente hay cosas que todavía no he logrado.

Yo he hecho cine, teatro, televisión… y a nivel de canto, he hecho muchas cosas. Pero digamos que para el próximo año, me propongo concretar mi proyecto como solista, como Mariaca  Semprún. Eso es algo que tengo pendiente.

También quisiera salir del país un tiempo y presentarme fuera. La base de todo esto es seguir haciendo lo que me gusta.

¿Cómo te preparaste profesionalmente para llegar al éxito?

En principio estudié música por casualidad y terminé quedándome en esa profesión desde el colegio. En la actuación, ocurrió también finalizando el colegio, cuando empecé a hacer teatro. Mi preparación en el canto viene con una profesora particular, y fue un estudio muchísimo más serio, porque lo que cantaba era ópera, un canto lírico. Al principio, todo esto me dio la base formal de lo que es el canto como tal y después me dediqué a la parte más experimental, averiguando ritmos. En la parte actoral fui haciendo talleres con los directores más importantes del país y con la gente de La Tour Studio, que había viajado varias veces a Venezuela a hacer talleres intensivos de dos semanas, una semana…, y bueno, tomando muchos talleres y trabajando, en el camino aprendí muchísimo, y tanto en el canto como en el escenario, me fui preparando y cerrando todo el proceso de aprendizaje.

¿Qué es el éxito para ti?

Tiene que ver igualmente con mis metas. Vivir de lo que hago, poder ser feliz con eso.

Levantarme cada mañana y poder estar contenta con lo que estoy haciendo.

¿Qué te gusta más, cantar o actuar?

Las dos cosas. Cincuenta por ciento cantar, cincuenta por ciento actuar. Porque siento y creo firmemente que una cosa complementa la otra. Como actriz me ha tocado cantar en muchos espectáculos, sobre todo cuando son musicales. En televisión, tuve un papel en donde era una cantante. Y como cantante, me ha tocado cantar de manera más actoral todos los temas, en performance. También en obras teatrales he tenido que cantar. Es una combinación muy buena, y tiene que ver una cosa con la otra.

De no haber sido actriz, ¿qué fueras?

No fuera… Bueno… a lo mejor sí… creo que iba a ser deportista, porque de adolescente jugaba Basketball en el colegio. Era mi deporte favorito y en algún momento llegué a preguntarme Voy a ser basketbolista? Hubiese sido deportista, de extremos, sobre todo.

¿Qué tipo de personajes nunca interpretarías?

Ninguno. Me gustaría hacerlos todos, porque mientras más complejos sean, es mayor el reto para mí. De hecho, por primera vez, en una telenovela voy a hacer un personaje que no tiene nada que ver conmigo. Eso me tiene contenta y asustada a la vez, porque es un reto, es mi opuesto, y normalmente a nivel de casting llaman a uno para hacer algo que se parezca a uno. Mientras más diferente a mí es un personaje, mejor actriz seré. La novela de la cuál hablo se llamará “La mujer perfecta”.

¿Cuál ha sido el personaje que más te ha gustado interpretar?

Creo que ha sido una monja que interpreté en una obra de teatro llamada “La Duda”, basada en la película “Doud”, nominada al Oscar, con Meryl Streep.

Ha trabajado con talentosos actores, muy admirados no solamente en Venezuela, si no en toda Latinoamérica ¿Con cuál de ellos ha aprendido más?

Es muy difícil responder a eso. Creo que de todos me he llevado algo especial. Trabajar con gente que tiene veinte años más de trayectoria que uno, siempre es un aprendizaje, aunque sea un poquito lo que se comparta. Creo que desde el más experto, hasta el más inexperto me ha dejado cosas que aprender. De todos he recibido algo.

¿Qué actriz y cantante admira?

Meryl Streep. Y como cantante una lista muy, muy larga. Como cantante lírico María Callas, una mujer muy interesante, no sólo a nivel de canto, sino a nivel de vida. Actualmente son muchos los artistas que me gustan. Me declaro súper ecléctica con la música, escucho de todo un poco.

¿Cuáles son las cualidades de una actriz y cantante?

El poder de transmitir lo que realmente estás diciendo o cantando. Poder conmover. Ser completamente transparente, sin que exista ese miedo de mostrarte como eres, porque al final eres como una especie de medio entre lo que es la obra y el público. Lo que se quiere es llegar al público, ser el canal perfecto entre la obra y el público.

¿Cuáles son las barreras que cree que impiden que más personas se acerquen al teatro?

En mi país pueden ser razones económicas. Si lo vemos desde la perspectiva del público, si hay una crisis de país es muy difícil que se generen muy buenos proyectos, porque hay muy poco dinero en la calle. Desde la perspectiva de una actriz de teatro, que hay que vivir de otras cosas, no solamente del teatro, porque no da, excepto que sean proyectos muy grandes, con una inversión muy grande, pero no es la mayoría de los casos.

Eres diseñadora gráfica ¿Lo estudiaste como un plan B?

Siempre que les dices a los padres que vas a ser artista, pegan un grito en el cielo. O al menos los más conservadores. En mi caso, fue un poco por complacer a mis padres, para que se quedaran tranquilos y para que entendieran que podía vivir de esto. Y a la par, mientras que me dediqué al cien por ciento a la actuación y el canto, estudié esta carrera, que también es muy artística. Agradezco enormemente haberlo hecho, porque eso fue lo que me hizo que yo tuviera muchísimo más amplitud en cuanto a criterios y significados. Me ayudó mucho en la carrera que ejerzo actualmente, fue una experiencia muy interesante, pero hoy en día solo la utilizo cuando estoy diseñando algo para mí.

¿Cómo defines el arte?

El arte es algo por lo que yo respiro. Todos los procesos artísticos en los que estoy involucrada, si siento que no me llenan al cien por ciento, básicamente no los hago. Pero la sensación, por darte un ejemplo, en el canto, ahí la sensación química que ocurre en mi cuerpo es algo muy interesante porque se hace adictiva, es como que vibra por la banda musical, siento vibraciones en todo el cuerpo. Al igual que estar en el escenario, expresando emociones. Un deportista que conozco y yo, le llamamos a ese momento el estado subliminal, digámosle el estado alfa. Es un estado muy particular mío, que siento cuando estoy en el momento en que estoy creando, en vivo, actuando, cantando. Esas sensaciones, en su momento, se hacen necesarias en la vida de un artista.

Firmaste con Venevisión ¿Actualmente es el único canal que hay?

Sí, lamentablemente. Está Globovisión, que es de información, y está TeleVen que no tiene producción nacional. Es un canal que transmite productos que compra, enlatados. No es un canal que produzca televisión, ni series de telenovelas, y el resto de los canales tienen que ver con el gobierno venezolano. RCTV ya cerró.

¿Te ha afectado de alguna forma el cambio en la industria de telenovelas en Venezuela por la situación política que se vive allá?

Sí. Evidentemente es una industria que fue y se vio directamente afectada con el cierre de un canal muy importante, que era el segundo productor de telenovelas y programas que fueron éxitos a nivel mundial, y que marcaron pautas. Gracias al cierre de ese canal baja un poco la competencia. Por ende, baja un poco el nivel, y si se va el nivel, entonces la gente prefiere ver productos de otros países, productos vanguardistas, que cuentan otra historia. Pienso que la política afectó directamente la televisión. Y básicamente la televisión se ve afectada por la crisis del país, no sólo lo político. Es una crisis político-socio-cultural, es global, y con eso se afectan todos los renglones. Pero específicamente hablando de televisión, esto tiene que ver con una decisión política,   un canal que vociferaba quizás cosas en las que no estaba de acuerdo con el gobierno.

¿Te has propuesto trabajar en otros países? ¿Te ha llegado alguna propuesta desde otros países?

Aún no, porque honestamente no lo he buscado. He estado muy llena de actividades en Venezuela y casi no tengo tiempo de comer, mucho menos de ponerme a buscar fuera. Pero sí me gustaría. Una de las opciones puede ser Colombia, porque es un país que está haciendo cosas muy interesantes. En Miami todavía la movida teatral no es muy grande. Y si vamos a hablar de cine, pues Los Ángeles. Siempre estoy abierta a cosas fuera, me gusta mucho viajar, conocer diferentes culturas. Estoy segura que la experiencia artística no es la misma aquí o allá, por eso me tiene muy emocionada este evento que se realizará en República Dominicana, es algo diferente.

¿Qué es lo más difícil de ser famoso?

 Que siempre estás en el ojo de la gente. Ahora mismo estoy pasando por una situación personal. A mí no me importa que la gente me reconozca, me gusta la gente, me gusta relacionarme, no me importa tomarme fotos, no me importa que me echen bromas, pero que se metan en mi vida personal me fastidia un poco. Cuando se emiten juicios y se inventan cosas que no son, eso es lo que no me gusta.

¿Y lo más divertido?

Parece que la gente ya te quiere, porque siente que te conocen. Te tratan de una manera muy especial y eso es muy agradable. También ser famoso abre muchas puertas, la gente te llama para más proyectos, para cosas mucho más interesantes, porque es un intercambio. A ellos le beneficias como imagen porque la gente te reconoce, y a ti te beneficia porque son proyectos más interesantes y te hacen crecer.

¿Cuáles temas te apasionan?

El tema social me apasiona, y a propósito por todo lo que está pasando mi país, es inevitable. Y me ha llamado mucho la atención el tema religioso. Porque es un enigma para mí. Me ha dado últimamente por investigar mucho sobre las religiones, porque parece que todas tienen un punto en común y es un misterio descubrir quién tiene la razón. A la vez por qué, siendo religiones que divulgan cosas tan bonitas, producen tantas guerras y tantos desencuentros.

¿Cuáles son tus hobbies?

Me fascina hacer ejercicio. Es necesario para mí en mi vida. Me gusta, es uno de mis hobbies. Escuchar música por supuesto, soy una melómana. Una de las cosas que más placer me produce es buscar música, comprar discos y llegar a mi casa a oírlos. Es el placer más grande que tengo.

¿Cuáles momentos de tu vida disfrutas más?

Estar con la familia, que vive muy lejos y los veo muy poco. Amo estar con mis sobrinos. Tengo cinco sobrinos que son una gloria. Disfruto de una buena reunión con mis amigos más cercanos, los llamo la familia escogida, porque uno tiene la familia que le dio Dios, y la familia escogida, que son tus amigos con los que compartes el día a día.

¿Qué representa Dios en tu vida?

Dios lo es todo. Está en todas partes. Significa todo lo que somos y todo lo que hacemos. Es la energía que está por allí y nos impulsa a hacer lo que hacemos.

¿Y la familia?

Es la base completa del total de mi vida. Si soy estable en algún rubro de mi vida, es por mi familia. Porque esta carrera exige demasiado sube y bajas, demasiadas locuras en el medio. Creo que la familia es el pilar fundamental de una persona.

¿Cómo te visualizas dentro de 10 años?

¡Qué interesante! Me visualizo con proyectos propios logrados. Con mis sueños logrados.

Como por ejemplo, llevar más obras de teatro musical, proyectos de cine, quizás fuera del país. Digamos que me visualizo haciendo lo mismo, pero a un nivel más macro.

¿De qué se trata tu participación en el Fashion Art Show?

Voy a ser parte del performance central que va a tener el pase de moda esa noche. Se va a realizar un espectáculo musical donde voy a cantar, y el estilo va a ser operático-étnico. Toda esa formación que tuve alguna vez, siempre sale a relucir por algún lado, y este es el caso. Va a tener una composición original de Gustavo Celis, que es uno de los ingenieros de sonido de Shakira, hoy en día radicado en Miami. Es un espectáculo completamente conceptualizado por Fashion Box, que es la compañía que va a trabajar con MasterCard. Silvia Tcherassi y Alejandro Crocker, serán los diseñadores de modas del espectáculo. La escenógrafa, Diana Gamboa, tiene una conceptualización de origami. El fotógrafo es el famoso Raúl Higuera. Va a ser un espectáculo bastante multimedia y mi rol específi co en ese escenario es de cantante y una parte de la historia que se va a contar allí.