Mauricio Macri planea beneficios tributarios para la agricultura

La reforma contempla un incentivo para cultivar maíz, uno de los cultivos más intensivos en el uso de fertilizantes

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, está impulsando un proyecto de ley que permitiría a los agricultores recuperar el dinero destinado a las compras de fertilizantes, la última medida del Gobierno para impulsar un renacimiento agrícola en el país, uno de los principales productores mundiales de maíz y soja.
La legislación propuesta haría que los costos de los fertilizantes se deduzcan de los impuestos, un incentivo para cultivar maíz, uno de los cultivos más intensivos en el uso de fertilizantes, dijo el subsecretario de Agricultura, Luis M. Urriza, durante una entrevista la semana pasada en Buenos Aires.

El gobierno quiere alentar la siembra de maíz para evitar una excesiva dependencia de la soja, dijo Urriza. Se espera que la siembra de soja en Argentina aumente en los próximos años a medida que el gobierno rebaja un impuesto a las exportaciones de la oleaginosa. Demasiada plantación podría arriesgar la creación de un monocultivo y con ello generar problemas ambientales, agregó.

Pero la propuesta también se ajusta a la estrategia de Macri desde antes de ser elegido hace dos años: apostar por los agricultores del país para hacer repuntar la economía.
Macri ya los ayudó al devaluar el peso, eliminar o reducir los impuestos a las exportaciones, reducir la burocracia para los permisos de transporte y promover financiamiento barato.

La reducción de impuestos será una de las prioridades del Ministerio de Agroindustria a medida que se desarrolla una “segunda fase” de políticas para ayudar a la agricultura después de que Macri emergiera victorioso de las elecciones de mitad de período el mes pasado, dijo el Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ricardo Negri, la semana pasada.

Otras prioridades hasta 2020 incluyen simplificar la burocracia, ampliar el riego en 4,8 millones de hectáreas (11,9 millones de acres) y aprobar un proyecto de ley muy esperado para garantizar el pago de regalías a las empresas de semillas para fomentar las inversiones, dijo Negri en una presentación.

El objetivo es impulsar la producción de todos los cultivos de Argentina a cerca de 185 millones de toneladas métricas para 2025-26, frente a los 138 millones proyectados para esta temporada.

Las prioridades no cambiarán bajo el nuevo ministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere, dijo Negri. Etchevehere, un aliado de Macri del sector rural de Argentina, fue nombrado ministro la semana pasada e inicia sus labores el 21 de noviembre.

Se espera que la siembra de maíz aumente a un récord de 5,4 millones de hectáreas esta temporada, produciendo un máximo histórico de 41 millones de toneladas, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Los productores de maíz de Argentina usan el 31 por ciento de los fertilizantes del país, según Juan Brihet, analista de la bolsa. El trigo usa otro 31 por ciento, mientras que la soja un 26 por ciento.

En 2015, se aprobó un proyecto de ley similar al que se propone sobre beneficios tributarios y fertilizantes en la mitad del Congreso bicameral de Argentina, pero luego se archivó. Para el último proyecto de ley liderado por el gobierno, los grupos de la industria han presionado para que el 50 por ciento de los costos de los fertilizantes sean deducibles del impuesto a la renta de los agricultores.

La ley probablemente aumentaría las ventas de fertilizantes. Se estima que el uso de fertilizantes en 2017 será de casi 3,9 millones de toneladas, frente a los 3,6 millones del año pasado. Algunos de los productos más populares en Argentina son de Mosaic Co., Bunge Ltd. y Yara International ASA.


COMENTARIOS