May en doble embrollo por el Brexit al tardarse negociaciones

Theresa May

La primera ministra Theresa May se encuentra en un doble aprieto mientras trata de transitar la política del Brexit manteniendo a las empresas de su lado: pese a que piensa que está dando a las compañías lo que quieren, estas dicen que ha empeorado las cosas.
May pedirá a la Unión Europea que permita que el Reino Unido mantenga el acceso al mercado único y la unión aduanera durante un período después del Brexit para ayudar a las empresas a adaptarse… pero Toyota Motor Corp. advirtió que la mayor incertidumbre de una fase de transición podría obligarla a trasladar la producción a otra parte.

May pronunciará un discurso en el que delineará su enfoque actual sobre el divorcio. El ministro de Economía, Philip Hammond, dio el martes un anticipo de su contenido al decir que el Gobierno quiere una transición de “status quo”.

Muchos líderes empresariales comparten el deseo de Hammond de contar con un período de transición largo y estable, mientras que otros dicen que las arenas continuamente cambiantes bajo las políticas británicas del Brexit harán imposible planear para el largo plazo.
El vicepresidente ejecutivo de Toyota, Didier Leroy, dijo que había una “fuerte necesidad” de claridad sobre la forma del Brexit.

“No pospondremos un nuevo producto tres años más solo porque la negociación vaya a tardar tres años más”, declaró Leroy. “Está claro que si tenemos que esperar dos o tres años más para tener claridad sobre este tema, tendremos un gran signo de interrogación sobre nuestras inversiones futuras en el país”.

El plan de transición de Hammond irritará a los partidarios más ardientes del Brexit así como a los funcionarios de la UE que no quieren recompensar la decisión del Reino Unido y también desean que éste se concentre más en acordar los términos del divorcio antes de hablar del futuro.
Una simple transición que prolongue las normas existentes también tendrá el apoyo de aquellas compañías y bancos que están desesperados por que la separación sea lo menos accidentada posible para tener tiempo para adaptarse.

“Hay acuerdo general en que no tendría sentido pedir a las empresas que enfrenten dos conjuntos de cambios”, le dijo Hammond a una comisión de la Cámara de los Lores en Londres. “Esto implica que una transición o período provisional tendría que parecerse mucho al status quo”. Hammond habló en momentos en que los negociadores del Brexit postergaban la ronda de conversaciones programada para la próxima semana en Bruselas. El objetivo es dar a ambas partes más tiempo para garantizar que hagan progresos cuando se reúnan.


COMENTARIOS