Médico cree Dios permitió fuera cárcel para predicar su palabra

A1

Tras ser conducido a la Procuraduría de la Corte de la provincia Santo Domingo, fue ejecutada la puesta en libertad del doctor Julio Gómez y su sobrino John Arias, vinculados a la muerte de Miguel Alexander Báez, alias Lagrimita, quien fue linchado luego de intentar asaltarles a la entrada de su vivienda, en Sabana Perdida.
Tras seis meses recluido en la cárcel de Monte Plata, Gómez, quien además es un líder cristiano, vio su paso por ese penal como una obra de Dios, para sembrar en los reos su palabra.

“A los que aman a Dios todas las cosas le obran a bien y realmente aprovechamos para compartir evangelio y cambiar la mente de muchas personas que están allí” contó Gómez.
Narró que al escucharle, muchas personas en la cárcel decidieron cambiar de camino, por lo que dijo irá a visitar a los presos, como siempre lo ha hecho en otras cárceles.

Abrazado a su esposa, Albania Torres, dijo confiar en Dios, que es su juez.
“Las investigaciones seguirán, las conclusiones seguirán y ustedes serán testigo de eso”, dijo Gómez.
Arias por su lado dijo que por la prisión perdió su curso monográfico y la oportunidad de graduarse de ingeniero en sistemas, proyecto que retomará ahora.

El martes la Corte le varió la prisión preventiva por presentación periódica, en el marco de un movimiento que clamaba su libertad.