Médico Rafael Cantisano Arias fallece tras quebranto de salud

Doctor Rafael Cantisano Arias

Falleció ayer en su residencia el médico Rafael Cantisano Arias. Estaba aquejado de antiguos problemas de salud, que lo mantenían alejado del ejercicio.
Una nota informa que sus restos son velados en la Funeraria Blandino de Santiago y que la misa de cuerpo presente será esta tarde a las 3: 00 en la parroquia San José, de la avenida Hermanas Mirabal. Terminada esa ceremonia se iniciará el cortejo fúnebre al Cementerio Municipal de la avenida 30 de Marzo.
El texto indica que obtuvo el título de Doctor en Medicina en la Universidad de Santo Domingo, en 1954. Fue presidente de la AMS y fundador y primer presidente de la Asociación Médica Regional Norte y del Cibao.

Expresa que desde 1967 fue profesor de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra donde creó la carrera de Medicina, e impartió las cátedras de Deontología Médica e Historia de la Medicina.
Desde 1982 y 1986 dirigió el hospital del Instituto Dominicano de Seguros Sociales Presidente Estrella Ureña de Santiago, recoge el documento.

Fue presidente de la Cruz Roja Dominicana y dejó instalados comités de la Cruz Roja Dominicana en todo el territorio.

La nota dice que a Cantisano Arias le sobreviven su esposa Teresita Rojas y sus hijos Ana, Nicolás, Josefina, Francis, Mary, José Vicente y Rita, tres de los cuales siguieron sus pasos en la medicina.
En nombre de la familia ofreció informaciones sobre el sepelio su hija Mary, quien aprovechó para afirmar que su padre abogaba por la defensa incondicional de la salud integral, la preventiva como derecho fundamental de todos los seres humanos.
Aseguró que fue un defensor de la igualdad y la equidad y un maestro de la medicina, tal como lo declaró el Colegio Médico Dominicano.
“Esa visión holística que tuvo mi papá de que la salud tenía que ver con la antropología, la sociología, la economía, la sicología, fue fundamental para distinguirse como un hombre sensible y defensor de los derechos”, sostuvo.
Resaltó que el médico fue un investigador autodidacta y que por eso esa medicina antológica, de los primeros habitantes de la La Isabela, Puerto Plata, donde ejerció la medicina social durante más de 20 años.
Dijo que su padre era sinónimo de derecho, de respeto, de humildad, de honestidad y de justicia.


COMENTARIOS