Memo a Francisco Javier

Ubi Rivas.

Con la triste excepción de desertar de su original universo humilde, campechano, y proclive a contertuliar, enriquecido por un marco referencial de dominio político y gran ofensiva polémica, Francisco Javier García Fernández es una de las figuras más relevantes del mundo político, y uno de los funcionarios estelares del PLD.
Desde sus inicios modestos en un apartamentico próximo al hotel Dominican Fiesta, donde comencé a auscultarlo y evaluarlo como uno de los quásares refulgentes del escenario político vernáculo, Francisco Javier ha despuntado como un mega ejecutivo del entorno estatal.
En su luenga poltrona arbitrando el Ministerio de Turismo, Francisco Javier no solo ha reincidido en su rol estelar de ejecutivo luminoso, sino que ha marcado una inflexión en esa cartera, de un antes, y un después, acrecentando las inversiones y aportes del sector de manera espectacular, que ninguna parcela frente al oficialismo cuestiona, porque sus ejecutorias las avalan el FMI, Banco Mundial, CEPAL, y adyacencias vinculadas a las economías internacionales.
El día dos del presente mes, reunido en Monte Cristi con el Director de Desarrollo Fronterizo, Miguel Bejarán, Francisco Javier pautó los términos para concluir el Plan Estratégico Turístico de Monte Cristi, el dormido Cuarto Polo Turístico nacional.
El 12-07-15, publiqué en El Nacional un trabajo promoviendo restaurar la mansión de doña Emilia Jimenes de Rodríguez, para alojar la oficina de Turismo en el primer nivel, y en el segundo, el Centro de la Cultura y Archivo de Monte Cristi, sin respuesta de Francisco Javier, ni del doctor Euclides Gutiérrez Félix, que se ufana como hijo de Monte Cristi.
Inclusive, ofrecí donar los restos de mi biblioteca y archivos que he regalado casi toda, para el Centro Cultural de Monte Cristi. Sin respuesta de ninguno de los dos.
Ahora, sugiero y reitero todo.


COMENTARIOS