Memorable discurso de Medina

Melvin Matthews

Un gran discurso presidencial se mide por los estragos que causa entre la oposición, las reacciones de sus consuetudinarios críticos y las adhesiones obtenidas de un amplio espectro de la población. Los opositores suelen reaccionar precipitadamente, pues su propósito consiste en impedir que el profundo mensaje de la rendición de cuentas de Danilo Medina se forje en la conciencia electoral del pueblo.
La oposición jamás admitirá, pues sería cavar su propia tumba política, que la República Dominicana es uno de los países de mayor crecimiento del continente americano, que la nación ha logrado posicionarse entre las que más invierte en educación en términos regionales, que se implementa una auténtica revolución agroindustrial y que, entre los grandes logros de la presente administración, figura el surgimiento de una nueva clase media, de familias –como dijo Medina- “que antes no tenían una casa y ahora sí la tienen”.
Para contrarrestar el mensaje presidencial, la oposición desplegó sus mejores dirigentes, comentaristas y “bocinas mediáticas”, incluyendo una desafortunada comparecencia por radio y televisión del ex candidato presidencial del PRM, Luis Abinader, quien pareció bastante afectado por el relevante dato de Medina de que más de 600 mil personas han abandonado la pobreza extrema y se han incorporado a la clase media.
Parecía confundido, pues resulta difícil refutar el dato concreto de que entre septiembre de 2012 y finales del 2017 en la República Dominicana la pobreza se redujo desde 39.7% a 25.5%, mientras la clase media creció de 22.6% al 30 por ciento. Esto es, 7.4 puntos porcentuales en los últimos cinco años de la administración Medina.
Pero al gobierno no le satisfacen tales cifras. Medina proyecta apoyar a ese grupo todavía demasiado numeroso que aín es vulnerable y no se consolida como clase media.


COMENTARIOS