MEMORABLE INICIO DE TEMPORADA SINFÓNICA 2017

12_08_2017 HOY_SABADO_120817_ ¡Alegría!5 C

Un cúmulo de emociones se apoderó del público que asistió el miércoles a la Gala inaugural de la Temporada Sinfónica 2017 en Teatro Nacional, dedicada al inolvidable maestro Jacinto Gimbernard, fallecido meses atrás.

Luego de la lamada de rigor “el espectáculo va a comenzar”, la concertino interina Zvezdana Radojkovic, hace su entrada y se dirige a una silla vacía… solo una flor, y visiblemente emocionada, le hace una reverencia, el público puesto de pie rinde en un prolongado y sentido aplauso, un homenaje póstumo a Pavle Vujcic, quien fuera por muchos años concertino de la Orquesta Sinfónica Nacional.
Tras este momento conmovedor, el maestro José Antonio Molina dirige la orquesta que interpreta nuestro glorioso Himno Nacional, dejando formalmente inaugurada la Temporada.
Pero hubo otro momento emotivo previo al inicio de la noche musical, esta vez, de regocijo. La señora Margarita Copello, Presidenta de la Fundación Sinfonía, recibió de manos del Ministro Consejero de la Embajada de España, don Rodrigo Campos, la Medalla de Honor de la Fundación Albéniz, en reconocimiento a sus méritos a favor la difusión de la música, y de los jóvenes talentos.
Luego fue leída una carta de felicitación enviada por Paloma O’Shea, creadora del Concurso Internacional de Piano de Santander. Con palabras emocionadas,

En esta Gala inaugural se presentaron los ganadores del Concurso Internacional de Piano de Santander 2015. El programa dio inició con el Concierto No.2 en Fa menor de Frederick Chopin, interpretado por el ganador del Tercer Premio, el pianista chino Jianing Kong, dirigido por el Director Asociado, Guillermo Mota. La elocuencia del lenguaje sonoro de Chopin se expresa en cada uno de sus tres movimientos: Maestoso, Larghetto y Allegro vivace. El protagonismo del instrumento solista en este concierto es absoluta, lo que demanda del intérprete concentración y expresividad, lo que supera con la precisión en cada nota y el notable fraseo. La dirección de Mota, muy acertada, nos asegura estar frente a un nuevo talento de la dirección orquestal.
El programa continuó con el concierto No. 1 en Mi bemol mayor de Franz Liszt, dirigido por Santy Rodríguez, Director Residente, teniendo como solista al pianista coreano David Jae-Weon Huh ganador del Segundo Premio. Este concierto el más exquisito y popular de Liszt, inicia con el “Allegro maestuoso”, la orquesta introduce el primer motivo, luego el piano entra con gran dramatismo, Jae-Weon Huh, expone con brillantez, establece el diálogo con el clarinete y luego con el violín, regresa el primer tema aun más dramático. Las cuerdas en un tema cantábile inician el segundo movimiento “Quasi Adagio”, el pianista desarrolla el tema con exquisitez poética.

En el tercer movimiento “Allegretto vivace” el piano retorna al tema inicial. El cuarto movimiento “Allegro marziale animato, presenta un nuevo tema, el pianista luce estupendo, en los pasajes más demandantes, dejando de manifiesto su depurada técnica. El director Rodríguez, pauta con precisión, logra la armonía de la orquesta conciliando cada una de sus partes.
La noche cierra con el concierto en Sol mayor de Maurice Ravel, interpretado por el pianista español, ganador del Primer Premio, Juan Pérez Floristán, dirigido por el maestro José Antonio Molina, Director titular de la Sinfónica Nacional. El primer tema “Allegramente” incluye pasajes de innegable influencia jazzística que el joven pianista aborda con gran destreza y espontaneidad.
El segundo movimiento “Adagio assai” es un largo monólogo del piano construido sobre una combinación de ritmos, siendo este el momento de mayor lucimiento del pianista, que se decanta en los fragmentos virtuosísticos abordados con naturalidad, a partir de una técnica formidable.

El “Presto” final es luminoso, vivaz, el solista logra emocionar, conquista al público; el director de forma estelar logra una comunicación entrañable con el solista, con la orquesta que responde admirablemente a su certera dirección.
Una noche memorable para no olvidar, gracias a la Fundación Sinfonía por su estimable apoyo, que hizo posible que disfrutáramos la presentación en este primer concierto de la Temporada Sinfónica, de los ganadores del Concurso Internacional de Piano de Santander “Paloma O’Shea”. El público aplaudió con entusiasmo a los tres pianistas, a la orquesta, a su director José Antonio Molina, al tiempo de reconocerle su plausible decisión, de dar oportunidad a los nuevos directores que inician una prometedora carrera. Una noche exquisita de solaz, magnífico inicio de la prometedora Temporada Sinfónica.


COMENTARIOS