México en la hora de la nueva época

A1111111111111111111111111111111111111

-I-
El triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones mexicanas del domingo pasado, con más de un 30 por ciento de votos sobre el más cercano competidor, se constituye en un hecho de la mayor trascendencia histórica en América Latina.
Aparte de ese aplastante apoyo popular, se destaca la característica del presidente electo: había sido víctima de un fraude colosal en su aspiración presidencial de 2006 y su condición de ideológica de izquierda, cuyas campañas las ha centrado en transformar la sociedad mexicana ( ha reiteradoque hará cambios profundos) en base a los valores de honestidad, solidaridad y libertad; lo que ha sintetizado en enfrentar, sin pérdida de tiempo, la criminalidad, la corrupción y la narcoviolencia.
Su mandato presidencial comenzará el 1 de diciembre próximo; mientras tanto, trabajará con su gabinete ministerial en el afinamiento y coordinación de su programa de gobierno. Como entiendo que su triunfo se produce en el marco de una nueva época de la historia, y por el hecho de que México y la República Dominicana han tenido muy estrechos vínculos históricos en diferentes ámbitos, con esta entrega iniciamos una explicación de las raíces del proceso que próximamente empezará a vivir la patria de Hidalgo, Juárez, Zapata y Cárdenas.
Con la caída del Muro de Berlín, en 1989, expresada en el colapso de la Unión Soviética y del llamado socialismo real de los países del Este europeo, muchos pensaron que estábamos frente a los funerales de la utopía, y hasta hubo un genio llamado Francis Fukuyama que anunció el fin de la historia, aunque luego intentó retractarse.Era el escenarioperfecto para impulsar el Consenso de Washington y sus fórmulas del neoliberalismo económico y social, que fue formalizado precisamente en el mismo año del final del muro oriental.
La primeraacción de la nueva etapa fue la invasión estadounidense en Irak, con el apoyo del Reino Unido, España, Australia y Polonia, y otros países que participaron en la fase de ejecución. A George W. Busch le correspondió impulsar y liderar todo ese proceso,enfrentándose a grandes manifestaciones ciudadanas y de la opinión pública globales contra ese conflicto, entre las que se destacó la oposición del papa Juan Pablo II.
Con la desintegración de la gran potencia soviética se pasó a un mundo de hegemonía unipolar, con el poder de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, con elfracaso de las fórmulas neoliberales el mapa político latinoamericano y mundial empezó a cambiar, especialmente en América Latina y en Europa. En la década de 1990 en el propio México se dio el grito de los indígenas de Chiapas en 1994, liderados por el Subcomandante Marcos. Con el triunfo de Hugo Chávez Frías, en Venezuela, con una nueva Constitución y el socialismo del siglo XXI, los gobiernos progresistas y de izquierda se propagaron por varios países latinoamericanos.
Pero muy pronto la recomposición hegemónica mundial se ha transformado en los planos político, económico y militar, lo que ha hecho posible un cambio radical en la geopolítica mundial o geoeconomía, como la llaman ahora.