Michael Jackson, un ídolo de escándalo en escándalo

LOS ANGELES (EEUU) . La orden de detención emitida contra Michael Jackson es el último capítulo en una larga serie de escándalos en torno al músico estadounidense, famoso tanto por sus canciones como por un comportamiento calificable, como mínimo, de extravagante.

La Policía de Los Olivos (California), que el martes efectuó un registro en “Neverland”, el rancho de Jackson, ha indicado que la orden se debe a “múltiples” cargos de abuso sexual contra menores.

Estas alegaciones han vuelto a traer a la memoria colectiva la denuncia presentada contra Jackson en 1993, cuando un niño de 13 años denunció que el cantante le había acosado sexualmente durante cuatro meses.

La denuncia causó un tremendo escándalo en todo el mundo y perjudicó sobremanera la imagen de Jackson, quien entonces se encontraba en la cúspide de su carrera tras éxitos como “Thriller” o “Dangerous”.

Hasta entonces, las conversaciones sobre el músico se habían limitado a analizar la progresiva aclaración de su color de piel, los cambios en sus rasgos faciales o la mascarilla con la que comparecía en público para evitar posibles gérmenes.

Para hacer frente al escándalo, Jackson, que había cultivado de manera especial su popularidad entre el público más joven, se vio obligado a comparecer en las pantallas de televisión para alegar su inocencia.

“El día más humillante de mi vida”, declaró el intérprete de “Bad” cuando la Policía le obligó a desnudarse para tratar de encontrarle marcas en los genitales.

El caso se cerró un año más tarde, cuando Jackson llegó a un acuerdo extrajudicial con la familia del niño denunciante por una cantidad que podría oscilar entre los 15 y 20 millones de dólares, si bien el monto exacto nunca se dio a conocer.

Pero desde entonces la sombra de la duda nunca ha abandonado al cantante, que no ha vuelto a alcanzar con sus discos posteriores los éxitos logrados en la década de 1980 y cuyo modo de vida ha hecho arquear cada vez más cejas.

Si en 1994 se casó brevemente el matrimonio duró sólo un año con la hija de Elvis Presley, Lisa Marie, en ese mismo año la prensa denunció una supuesta adicción a las drogas y el cantante italiano Al Bano le denunció por plagio.

Dos años más tarde se casaba con la enfermera Debbie Rowe, con quien tuvo dos hijos por inseminación artificial Prince Michael y Paris Michael y con la que no llegó a convivir nunca.

Rowe, a la que conoció en una clínica en la que recibía tratamiento y de la que se divorció en 1999, recibió un millón de dólares por concebir.

Jackson tiene un tercer hijo, Prince Michael II, de madre desconocida.

En febrero de 2002, el cantante volvió a escandalizar al mundo cuando mostró a su tercer hijo, entonces un bebé, colgando de la ventana del hotel donde se hospedaba en Berlín.

Y este mismo año, el intérprete de “Billy Jean” protagonizó de nuevo escandalosos titulares en la prensa cuando, en una entrevista concedida al periodista británico Martin Bashir, reconoció que dormía con niños en su cama, aunque insistió en que no se trataba de nada con carácter sexual.

Sus palabras estuvieron confirmadas por el niño Gavin, de 12 años y que había superado un cáncer, quien describió con cariño su paso por el rancho que también tiene un zoo y un parque de atracciones y sus noches en esta finca.