¿Miente el presidente EU? La prensa inicia el debate

President Donald Trump pauses while speaking during a discussion for drug-free communities support programs, in the Roosevelt Room of the White House, Wednesday, Aug. 29, 2018, in Washington. (AP Photo/Alex Brandon)
President Donald Trump pauses while speaking during a discussion for drug-free communities support programs, in the Roosevelt Room of the White House, Wednesday, Aug. 29, 2018, in Washington. (AP Photo/Alex Brandon)

Se ha dicho que el presidente Donald Trump distorsiona la realidad, tergiversa los hechos, dice cosas que no son, ¿pero miente? Esa palabra es más fuerte, pero hay quienes opinan que es hora de que la prensa la empiece a usar.
El Washington Post, que ha documentado más de 4,000 pronunciamientos falsos o engañosos por parte del mandatario, declaró por primera vez la semana pasada que algo que dijo Trump fue “mentira”.
El ex abogado de Trump Michael Cohen, al llegar a un acuerdo con la fiscalía, “proporcionó evidencia indisputable de que Trump y sus aliados han sido intencionalmente deshonestos” sobre los pagos hechos a la actriz pornográfica Stormy Daniels y a la modelo de Playboy Karen McDougal, escribió Glenn Kessler, editor del Washington Post a cargo de evaluar la veracidad de las declaraciones de Trump. El artículo de Kessler apareció en primera plana, y fue el artículo de ese diario más leído en internet. No sólo fue la primera vez que el Post decía que Trump dijo un embuste, fue la primera vez que ese medio usaba frase con respecto a político alguno desde que Kessler comenzó esa columna en el 2011.
Muchos medios de comunicación se niegan a usar la frase “mentira” porque consideran que ello connota una intención consciente, es decir, de decir una falsedad a sabiendas de que es una falsedad. La mayoría de los editores coinciden en que es imposible leerle los pensamientos a alguien para saber si la persona sabe que lo que está diciendo es falso.
Si bien el equipo de Kessler ha documentado 98 ocasiones en que Trump repite la falsedad de que los republicanos lograron el mayor recorte de impuestos en la historia de Estados Unidos, es posible que él realmente lo cree.
En AP, “creemos que lo mejor es decir los hechos simples, reproducir lo que dijo el personaje y que el lector saque sus propias conclusiones sobre si es una mentira intencional”, dijo John Daniszewski, editor de esa agencia de noticias. Varios lectores le escribieron a Kessler apoyándolo, aseverando que ya era hora de decir las cosas como son. Un periodista, Paul Blest del website Splinter, escribió: “¿Puede alguien imaginarse algún otro caso de un político sometido a un estándar tan bajo?”. La declaración del Post subraya que la prensa ha fracasado en cubrir a este presidente, expresó. “Abstenerse de decir claramente que es una mentira es como encubrimiento”, dijo Jeff Cohen, ex profesor de periodismo y productor del documental “All Governments Lie: Truth, Deception and the Spirit of I.F. Stone” (“Todos los gobiernos mienten: La verdad, la decepción y el espíritu de I.F. Stone”). Afirmó que la misión de los periodistas despejar la neblina, y que la palabra “mentiras” es a veces una herramienta eficaz. Sin embargo, un editor prominente se pregunta si quizás todo este debate es irrelevante.


COMENTARIOS