Migraciones: otro desafío global

EDUARDO KLINGER PEVIDA.
EDUARDO KLINGER PEVIDA.

En la historia siempre ha habido desplazamientos de personas tanto dentro de sus propios países como hacia otras naciones impulsadas por conflictos internos o externos, desastres naturales, hambrunas y hasta por problemas religiosos. Sin embargo, nunca como ahora había alcanzado los niveles que se están registrando convirtiéndose en un enorme problema global que está resultando difícil de manejar. De acuerdo con el informe “Tendencias Globales” publicado por el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados – ACNUR – en el 2017 llegaron a 68,5 millones las personas desplazadas de manera forzosa, 2,9 más que en 2016. De ellas, 25,4 millones se encuentran bajo protección internacional; 40 millones por desplazamientos internos –con tendencia a descender – y otros 3,1 solicitantes de asilo – igualmente descendiendo -. Nunca antes se había llegado a esos niveles. En primer lugar se encuentran los sirios, precisa el informe, con 6,3 millones de refugiados y 6,2 millones de desplazados internos; en segundo lugar se encuentra Afganistán. Otros casos relevantes son los de Myanmar, Republica Democrática del Congo, Sudán del Sur y otros. En cuanto a desplazamientos internos la lista la encabeza Colombia con 7,7 millones seguida por Siria, Congo e Irak.
Europa se está viendo desbordada por oleadas de inmigrantes procedentes de África y el Medio Oriente provocando que algunas de esas naciones, muy exigentes varias de ellas con paísespobres de otras áreas que no pueden soportar las presiones socio económicas y humanitarias que le generan enormes masas de inmigrantes, estén adoptando posiciones que rayan en la xenofobia. Ciertamente, comienzan a comprender que es un problema candente la llegada de inmigraciones masivas. Son países en desarrollo los que albergan al 85% de los refugiados bajo protección internacional, a pesar de la algarabía de los desarrollados. Turquía tiene la mayor cantidad de refugiados del mundo con 3,5 millones, seguida por Pakistán, Uganda, Líbano e Irán. Entre las diez naciones que acogen más refugiados el único desarrollado es Alemania, con alrededor de un millón.
Ahora las agencias internacionales han añadido otro elemento crítico enla generación de flujo de migrantes a nivel internacional. Este se deriva de las condiciones que está generando el cambio climático que algunos niegan que exista pero es ya unpoderoso causante de desplazamientos. Una alta ejecutiva del Banco Mundial califica como una “amenaza existencial” los desastres por crecidas de los mares, tormentas destructoras, sequías e inundaciones. Advierte que ello llevará a 143 millones de individuos de todo el mundo a desplazarse internamente, dentro de ellos 17 millones serán de América Latina en especial de México y América Central. No es con “intolerancias” como se puede enfrentar el problema.
Resolver ese desafío requiere atender “in situ” los causantes de flujos migratorios. Los “enemigos” y “amenazas” no son los que se desplazan sino las causas que lo provocan por lo que urge el diseño y aplicación de programas que mitiguen esas zozobras donde se padecen y habría que destinar recursos para mitigarlo. Evidentemente no es lo que se está dispuesto a hacer, al menos por ahora.


COMENTARIOS