Miguel Figuereo prepara maletas rumbo a Francia

A1

A sus 22 años, Miguel Olivo Figuereo Garó, egresado de Ingeniería Electrónica y Comunicaciones del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), se convirtió en el segundo dominicano en recibir la beca a la excelencia Eiffel, que otorga el Gobierno de Francia mediante el Ministerio de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional.
El joven, que estudió francés en la Alianza Francesa de Santo Domingo y tenía claro sus planes de que, una vez terminados sus estudios de grado, aspiraría a especializarse en cualquier país francófono, optó por la facilidad con el deseo de seguir especializándose y regresar a su patria, para poner en práctica los conocimientos adquiridos.
Como si el destino de Miguel estuviera escrito, la oportunidad de estudiar en Francia le llegó tras participar en una actividad organizada por Campus France, la agencia francesa para la promoción de la educación superior, la acogida y la movilidad internacional.
En septiembre, este joven, que muestra gran madurez, partirá al Institut National Des Sciences Appliquées (Insa), en español, Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas, en Rennes (a dos horas de París en tren), para cursar una maestría en Sistema y Redes de Comunicación, con una duración de dos años.
La beca a la excelencia Eiffel tiene como objetivo formar a los futuros responsables de países socios de Francia, tanto del sector público como privado. El programa es dirigido a los estudiantes de los países emergentes para formaciones en maestría, y de los países emergentes e industrializados para formaciones de doctorado.
A los beneficiarios de la beca, el Gobierno les entrega una asignación mensual de 1,181 euros para su manutención, un seguro médico y cubre directamente los gastos del viaje de ida y vuelta.
Las becas Eiffel están disponibles en tres áreas principales: maestría enciencia de la ingeniería, economía y gestión; y derecho y ciencias políticas.
“En el Campus France uno no aplica directamente al programa, sino que presenta su currículo a la universidad donde desea estudiar y ella es quien decide si presentan tu candidatura o no. Una vez ven tu perfil y deciden que eres apto para participar te piden una serie de documentos reglamentarios, entre ellos una carta de motivación en la que uno presenta su historial educativo y profesional; cuáles son sus proyectos en Francia y una certificación de idiomas”, precisa Miguel.
Sus ojos se iluminan al recordar el momento en el que le notificaron, había sido seleccionado para cursar los estudios de especialidad en la Ciudad del Amor.
Agradece el gran respaldo recibido de sus padres y demás familiares.
Espera que esto motive a otros jóvenes y apliquen, tras precisar que mientras profesionales altamente capacitados tenga el país, hay más posibilidades de avance y desarrollo.


COMENTARIOS