Mitos y formas del duelo popular (con traje lúdico): o Memorias para un evangelista Danzario.

A1

La expulsión del paraíso la realizamos nosotros mismos, cada uno en su interior, arrojándonos de la inocencia y persiguiendo en la vida motivaciones poco nobles.
El artista del pueblo conserva , milagrosamente, algo del primer candor, auténtica buena fe, y un mucho de humildad “…
Juan Ramírez de Lucas. (*)…

INTRODUCCION PARA ESPANTAR EL OLVIDO DEL RECUERDO.
La representatividad tiene hondos símbolos a interpretar y hay que saber interpretar y discernir, hacerlo con los símbolos populares no es muy complicado, si se entiende el arte popular como una expresión genuina que aspira a lo eternal y ello lo hace porque intuye claro, su relación y sustancia con lo fuerte del hombre y su universalidad.
La música dominicana, representada en Joseito Mateo, no es pasado, es un patrimonio de la nación. Quien no lo quiera asumir, se dará en la cara con los hechos, a ojos vistas.
Añado: esa música es una expresión caribeña, en la modalidad geográfica y cultural de un país que habla español y comparte en el Caribe con Cuba y Puerto Rico, esa heredad cultural lingüística, que se expresa en español, que tampoco puede negar su herencia afroantillana, que conste.
Mirar el ombligo tricolor de modo excesivo, no ayuda mucho reflexionar con la verdad, el verdadero arte popular, de raíces, es la memoria sonora de un país y es una afirmación que hago dentro de los paradigmas antropológicos que en el siglo XX asentaron bases de conocimiento y materia sustentada : Margaret Mead. P. Mercier .
A. L. Kroeber, LucienLévy-Bruhl, M. J. Herskovits. F. E. William, Raffaele Corso.
Para solo citar una pléyade de estudiosos de esta materia y cuyas ideas como etnólogos, antropólogos e historiadores, algunos con la triple disciplina a cuesta, han arrojado luz y han sentado las bases de un conocimiento, ausente casi de enseñanza y atractivo para las nuevas generaciones. (¿Factorías universitarias a vapor como en los tachos de azúcar a granel ?)…
Negar ahora con vesania, que Joseito Mateo no es un representante del aporte al patrimonio nacional sonoro, es necio y sobreabunda, al margen de que no hay fundamentación para demostrarlo…
¿UNA CONTRIBUCIÓN COMO LEGADO FUNDACIONAL MUSICAL AL PERFIL DE UN PAIS?
¿Fue Joseito Mateo un mito viviente de la cultura popular dominicana de nuestros tiempos?…
La estudiosa D’ Arcy Hayman, por más de 20 años programadora y directora del programa de Artes de la Unesco -sus papeles reposan en los abundantes archivos de la Universidad de Columbia- trabajó con Pablo Picasso, Jean Cocteau, con el cineasta King Vidor, J. L. Borges y con Samuel Becket, entre otros.
Entre sus papeles, coleccionados por esa universidad , el legajo consta recopilado desde 1946 hasta 1980, se pueden encontrar esta frases dignas de uso para una sociedad como la dominicana que en materia de cultura tiene una venda proverbial en los ojos, escribe la señora Hayman:”El concepto de que las artes pertenecen a una ‘elite’, un grupo aristocrático limitado que tiene tiempo y dinero para darse los lujos de la existencia, mientras una masa obrera se dedicaba a ‘ las tareas de los menos cultivados’; ya no significa nada; las artes son de todo el mundo”.
Obviamente tener vocación de artista, nata, tener carisma indiscutible y vivir en una Era de Trujillo, al capricho de hijos del tirano y amigos de “cofradía”, cuyas bacanales caribe-romana algunos recuerdan como lo máximo en boato de la Era, no debió ser fácil.
Bullumba Landestoy, que se fue al exilio, aún habla con miedo, cuando puede , 57 años después de lo que era aquello para los artistas. El acierto y el talento de personas individuales, con vocación plena, no justificarán jamás las pretendidas bondades que hoy se quieren esgrimir sobre la Era de Trujillo. Esa generación con verdadero talento, Joseito Mateo y Bullumba Landestoy son de la misma generación ( uno 97 otro aún vivo con 93 ) en cierta manera fueron más víctimas que colaboradores y en el caso de Joseito Mateo, quien quiera cebarse post morten (cobardía sin nombre) convirtiéndolo en trujillista automático, es un error de capricho insensato…
Atravesó zumbando casi 4 generaciones, nada sobre la historia del merengue moderno sin Joseito Mateo o Angel Viloria, se pudiese escribir y no se trata en mi valoración de mirar la desdichada “Gloria Necrófila”, los datos y la historia están ahí.
Trágicos como somos, no griegos, existe una pronunciada tendencia al olvido de lo que nos es propio…
UN DVD Y LA CONCIENCIA DE LA MEMORIA HISTÓRICA DEL VALOR DE UN ARTISTA NACIONAL.
Viví con asombro la experiencia de hacer el famoso DVD de Joseito Mateo a raíz del homenaje que el Ministerio de Cultura, bajo la dirección de Pedro Vergés Ciman, dedicó a Joseito Mateo el 26 de noviembre del año 2017, en la Sala Máximo Avilés Blonda, del Palacio de Bellas Artes… La idea de aquel proyecto tomó cuerpo a raíz de una idea de Juan Tomás García (T ommy) de ahí el nombre de El Merengue Según Mateo.
Lo importante es que se hizo, que la visión a largo plazo y el sentido de historia y memoria, se impuso a la improvisación tozuda y temeraria y justo es decir que a pesar de lo enunciado, lo vivido nadie me lo narra de nuevo, el exministro lo entendió con amplitud y ello fue el escudo final, para que en medio de llover sobre mojado, existiera ese DVD, lástima que de repente se descubra su valor postrero…
Quienes entendían el valor de lo que se intentaba, notaban que el artista en medio de las filmaciones para el Homenaje, animadas por Aida Selman en momentos claves, previo a una guía escrita por quien ahora narra no cumplida al pie de la letra, porque la disposición del artista lo hizo innecesario; sentíamos que su figura explosiva de alegría y picardía sufría la factura de los años, a pesar de sus agiles rutinas corporales. Alexis Méndez mientras tanto, hacía el famoso” filmado detrás de escena”…
Se concibió que fuera el artista como protagonista quien narrara su propia historia, así lo explicó originalmente Juan Tomás García (Tommy)… Y finalmente ese recurso escénico filmado con el excelso histrionismo de Joseito Mateo en la sala Aida Bonnelly del Teatro Nacional, funcionó de modo fluido, edición obligaba…
Así se fraguó el DVD que hoy es historia y que es un legado a la memoria de la música popular dominicana, nacida en el Ministerio de Cultura.
FORMAS DE DUELO EN LA ALEGRIA Y DESPEDIDA: JOSEITO MATEO.
En tradiciones musicales de las culturas afro musicales, los músicos no se lloran, se cantan y se bailan. No se hace como irrespeto, se hace en todo caso para respetar, eso sí , una tradición de herencia ancestral:
¿Ajena a la cultura de Puerto Rico en la muerte de Cortijo, Ismael Rivera, o Cheo Feliciano? No.
¿Ajena a la cultura cubana en el entierro fastuoso entre alegría y dolor del Benny Moré? No.
¿Ajena a la cultura afrobrasileira en la muerte de Sebastiao De Souza Prata (Grande Otelo) el actor negro más querido de Brazil? No.
¿Sería capaz Panamá de enterrar un gran artista negro al ritmo del silencio hipócrita y el mutismo necio? No.
Cuando los pueblos desconocen el valor de sus formas de duelo, desconocen también algunas ideas de su propia identidad.
Miramos la muerte con demasiado seriedad, demasiado europeo para mi gusto de raíces. Eso es lo que pasa.
En fin, no entendemos la obra del hombre vivo y no sabemos celebrarla en la muerte, como un triunfo del hombre y su obra contra la muerte y el olvido, en favor de una posteridad que de fuerza identitaria, al país donde nació… (CFE)