Monchy Fadul: Organismos de inteligencia no tienen información sobre “plan” para desestabilizar el país

02_09_2015 HOY_MIERCOLES_020915_ El País8 A

El ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul (Monchy) se mostró hoy sorprendido por las declaraciones del embajador del país ante la Santa Sede, Víctor Grimaldi, quien denunció que a partir del mes de agosto se pondría en marcha una trama para desestabilizar a la República Dominicana a través de desórdenes.

“Mira, a mí me han sorprendido esas declaraciones del embajador nuestro ante la Santa Sede, Víctor Grimaldi. Nosotros entendemos que no se corresponden con República Dominicana los planteamientos que él ha hecho, en ninguna medida”, expresó Fadul al ser abordado por los medios sobre el tema en el Palacio Nacional.

El funcionario enfatizó en que en el país no hay ningún tipo de peligro de inestabilidad gubernamental y que por el contrario, lo que existe es “un gran respeto” por la libre expresión a la movilidad, a la protesta, incluso, a veces se exceden en ella y eso es parte de la tolerancia que tiene el Gobierno”.

LEA TAMBIÉN: Video: Detalles del presunto plan denunciado por un embajador que busca traer haitianos a RD y desestabilizar el gobierno de Danilo Medina

“Aquí hay reclamaciones, hay reivindicaciones sociales que sectores piden, como es normal en todo régimen democrático, pero aquí no hay ningún tipo de condiciones ni tampoco tenemos ningún tipo de información por parte de los organismos de inteligencia nuestro, de que eso puede ocurrir”, recalcó Fadul.

Puntualizó en que República Dominicana hay un clima de tranquilidad, de paz, además de un presidente que a su juicio está entregado a trabajar, como lo es Danilo Medina, “y nosotros garantizamos la estabilidad, la libre expresión, el libre tránsito, la seguridad jurídica, todo; y el derecho a la protesta que tiene la ciudadanía”.

En sus consideraciones dadas a conocer ayer, Grimaldi atribuía la “trama” en contra del país a intereses “egoístas” con raíces nacionales y transnacionales, quienes buscan que se replique lo ocurrido en otros países de América Latina, al pretender presionar el desplazamiento del poder al gobierno de Medina.