“Moreno” “Moreno”

“Moreno, moreno, moreno. Párate ahí, déjame ver tu mochila. ¿Tiene documentos? Déjame ver tus documentos”.
Con esa expresión detuvo el CESMET en una estación de Metro de la ciudad de Santo Domingo a un amigo cercano hace unos días. La acción no fue solo pararlo, pedir sus documentos y revisar su mochila. Sino que también lo detuvieron efectivos del CESMET y vestidos de civil, lo encerraron en un cuarto para interrogarlo, a pesar de que enseñó su cédula de identidad electoral. En el cuarto se le cuestionó sobre su identidad como dominicano de ascendencia haitiana y se le pidió documentos haitianos.
¿Cómo puede ser catalogada esta acción?
¿Control de seguridad ciudadana?
Si esta acción fuera a ser parte de un sistema de control para garantizar la seguridad ciudadana en el Metro, debió ser un chequeo de armas de fuego a todas las personas que entraban al Metro o a un número identificado al azar. Lo que no ocurrió. Mi amigo fue el único que fue sacado para interrogarlo, y luego de revisar su mochila y ver que no tenía armas, tampoco fue dejado en libertad. Hasta ahora no hemos visto chequeo para identificar armas de fuego ni blancas en el Metro, por el contrario me he montado muchas veces con personas en posesión de armas.
¿Control migratorio?
Las acciones de control migratorio no se realizan en el Metro. Se realizan en la zona fronteriza del país, y quienes detuvieron a mi amigo no eran agentes de migración, eran efectivos de seguridad del Metro.
¿Discriminación racial?
Esta acción puede ser calificada como una práctica de discriminación racial. Desde el inicio llamar a una persona por el color de la piel, “moreno” en tono despectivo así lo muestra. Sacarlo del Metro para interrogarlo por ser “sospechoso” de ser un haitiano ilegal” es una acción racista. No se ha observado que detengan a personas blancas-extranjeras sospechosas de ser: cubanas, colombianas, venezolanas, chinas, españolas, rusas, francesas, italianas entre otras… en condición de ilegalidad.
Este hecho es lamentable, y conocemos de varios casos de personas cercanas de piel negra que le ha ocurrido situaciones similares. Se muestra así que en nuestro país continúan las acciones violatorias de derechos con una fuerte connotación racista hacia personas de piel negra. El control migratorio hacia personas en condiciones de ilegalidad no puede ser establecido en base al atropello y maltrato hacia las personas por el color de la piel. Con una población dominicana que en su mayoría es mulata y negra, acciones como estas se convierten en un atentado contra la tranquilidad y la seguridad del ciudadano/ ciudadana de “a pie”.


COMENTARIOS